Tecnología

Samsung presenta sus televisores NeoQLED para 2021

Samsung presenta sus televisores NeoQLED para 2021

Samsung ha presentado para Europa su nueva gama de televisores de 2021, haciendo hincapié en su línea de pantallas 'lifestyle' así como en las mejoras en las tecnologías de iluminación de sus paneles más avanzados.

Dos de las palabras claves para entender los nuevos televisores de Samsung para 2021 son NeoQLED y MicroLED, que no son sino las tecnologías en las que se basan estas nuevas pantallas y que van un poco más allá del LED y el QLED que ha venido usando la compañía hasta el momento.

MicroLED y NeoQLED

Samsung ya enseñó en 2018 su tecnología de MicroLED con una pantalla experimental llamada The Wall y en 2021 va a llegar en marzo a su gama más alta de televisores, aquellos de 99 y 110 pulgadas (más adelante, de 88 y 76 pulgadas). No estará al alcance de cualquier bolsillo.

Es una tecnología que compite y supera en determinados casos al OLED al emplear leds inorgánicos de un tamaño tan pequeño que permiten crear infinidad de zonas de iluminación independiente en una pantalla, por lo que el negro es más profundo, pero no sacrifica tanto el brillo máximo.

Los televisores de alta gama para el resto de mortales utilizarán una tecnología de MiniLED que Samsung ha bautizado como NeoQLED. El principio es el mismo: leds tan pequeños que pueden iluminar zonas muy pequeñas y que, trabajando por todo el panel, permiten un contraste mayor manteniendo una buena cantidad de brillo.

Así, en 2021, habrá dos modelos con resolución 8K de Samsung que emplean el NeoQLED: QN800A y QN900A. Estarán disponibles disponibles en tamaños de 65", 75" y 85". La tecnología también llegará a dos modelos 4K de alta gama, los QN90A y QN85A, cuyos tamaños parten de las 50 pulgadas.

Televisores poco corrientes

Samsung es de las pocas compañías que está haciendo televisores pensando también en su diseño y prestaciones de nicho. The Frame, The Sero y The Serif recibirán actualizaciones en 2021 que, si bien no cambian mucho sus diseños, sí actualizan sus prestaciones e incluyen nuevos accesorios. The Frame contará con un mayor catálogo de obras de arte para funcionar como un cuadro colgado de la pared, por ejemplo.

Junto estos tres modelos ya conocidos, llegan dos nuevos formatos. The Terrace, pensado para exteriores y en formatos de gran tamaño; y The Premiere, un proyector con láser triple y resolución 4K que alcanza hasta las 130 pulgadas.

Otra pantalla poco habitual es Samsung FLIP, una pantalla interactiva de 75 pulgadas pensada para colegios y lugares de aprendizaje, pues es táctil y se pueden mostrar contenidos, dibujar en ellas e interactuar con todo un aula a la vez. Estará disponible en tamaños de 13, 55, 65, 75 y 85 pulgadas.

Y aunque no sea una pantalla, Samsung también ha presentado una nueva barra de sonido de la más alta gama, la Q950A, con sonido 11.1.4 (la primera del mundo, dice Samsung), funciones para potenciar los bajos y la posibilidad de conectar dispositivos móviles con un solo toque.

Sin olvidarse de los videojuegos

Samsung ha presentado también dos monitores, su Smart Monitor para hacer un poco de todo y que tiene instalado el sistema operativo de sus televisores para poder ver Netflix y otros servicios de streaming; y también una versión mejorada del Odyssey G9, su monitor curvo y panorámico. Contará con Quantum MiniLED.

Todos los televisores de Samsung de este año tienen también HDMI 2.1, fundamental para las nuevas videoconsolas PS5 y Xbox Series. Con tan solo 5,8ms de tiempo de respuesta y la posibilidad de jugar a 4K y 120fps en el modo juego VRR, Samsung está a la altura y supera en ciertos parámetros a las OLED de LG para jugar.