Mundo

Alemania prolonga las restricciones, pero con una estrategia de salida

Alemania prolonga las restricciones, pero con una estrategia de salida

Tras cuatro meses de restricciones sociales y económicas por el coronavirus, los estados federados alemanes han impuesto a la canciller Angela Merkel una estrategia de salida en fases para salvar, no ya la Semana Santa, que en este país apenas se celebra, sino el tejido social. "Todos estamos ya hasta las narices", es la frase que más se ha oído estos días de los ministros presidentes, desde la socialdemócrata Manuela Schwesig, de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, hasta el conservador Volker Bouffier, de Hessen. Hasta el ministro de Economía, Peter Altmaier, se ha mostrado favorable a una desescalada "con red" aunque se mantengan las infecciones.

En la conferencia telemática que mantuvo Merkel con los 'Länder' este miércoles, estos aceptaron prolongar las medidas de contención en vigor hasta el 28 de marzo, pero con una hoja de ruta a la vista que arrancará en abril y partir de una ratio de contagios por cada 100.000 habitantes de 100 infectados, el doble de lo que se había fijado anteriormente.

Merkel, que siempre mantuvo una actitud extremadamente cautelosa y llegó a fijar el inicio de la desescalada en 35 casos por cada 100.000 habitantes, cede así a la presión de los 'Länder', que, ante la situación agónica del comercio y del hartazgo de la población en general, presionaban por abrir otras salidas al largo túnel abierto por la pandemia.

La canciller, sin embargo, ha ganado tiempo con esta reapertura escalonada. Gana tiempo para que la campaña de vacunación entre en velocidad de crucero y la estrategia de test rápidos ideada por el ministro de Sanidad, Jens Spahn, demuestre su funcionamiento, lo que hasta ahora no es el caso. Alemania habrá recibido hasta finales de semana 11 millones de dosis de vacunas y en estos momentos el ritmo de vacunación es de 170.000 diarios.

La campaña deberá ir tomando ritmo y para ello, además de la apertura de nuevos centros de vacunación y aumento de los equipos móviles, se incorporarán a la red de vacunación a los médicos para que también ellos puedan inocular en sus consultas. Las medidas más llamativas, sin embargo, son el cambio de criterio para la vacuna de AstraZeneca que ahora sí se considera apta para los adultos de hasta 65 y el hecho de que no habrá vacunas a la carta hasta que se inocule al 70% de la población. La mala reputación que persigue a esta vacuna ha creado tal desconfianza en la ciudadanía que la negativa a inocularse con ella es amplia. El resultado son miles de dosis inutilizadas.

Según el acuerdo de transición a esa otra normalidad pactado por el Gobierno federal y los 'Länder', los siguientes en reabrir, tras las colegios y peluquerías, que lo hicieron el pasado lunes, serán las librerías, floristerías y viveros de una superficie de 800 metros cuadrados pero limitados a un cliente por cada diez metros cuadrados. Los zoológicos, teatros, museos y terrazas deberán esperar a que la incidenciaen la región donde estén ubicados sea de 35 infectadospor cada 100.000 en 14 días habilitantes y cumplan los requisitos estipulados de higiene y de aforo. En este paso se impone además la obligación de reserva previa, la aportación de datos personales para poder recuperar la capacidad de rastreo y, en ciertos casos, la realización de test rápidos. Este sería el caso de las terrazas, cuando los comensales no sean convivientes.

Si pasadas dos semanas de esa flexibilización de medidas la incidencia sigue estable, los siguientes en reabrir serán los gimnasios y con ellos la celebración de eventos al aire libre con hasta 50 personas. A partir de ahí, toca esperar. La reapertura de bares, restaurantes con servicio interior y hoteles dependerá de cómo evolucione la pandemia del Covid-19 y sus variantes, y del efecto que tenga la desescalada en la misma. La próxima conferencia de evaluación de la canciller y los 'Länder' será el próximo día 22.