España

Aguirre compara el trato penitenciario de quienes la señalan en Púnica con el de los reos del «procés»

Aguirre compara el trato penitenciario de quienes la señalan en Púnica con el de los reos del «procés»

Presenta un escrito de alegaciones contra la «grosera» y «chapucera mentira» de Bárcenas en su contra

La defensa de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre ha presentado un escrito de alegaciones ante el juez que instruye el caso Púnica para desmontar la «grosera» y «chapucera mentira» que asegura, vertió el extesorero del PP Luis Bárcenas y que atribuye a una estrategia a cambio de beneficios penitenciarios sólo comparables al trato favorable que reciben los reos del «procés».

A lo largo del escrito, el letrado de Aguirre insiste en que la declaración de Bárcenas obedece a la «estrategia perfectamente coordinada y por una dirección jurídica común» de un grupo de personas en el que figuran además del extesorero, la adminstradora de empresas de la Gurtel Isabel Jordán y los exalcaldes Guillermo Ortega y Arturo González Panero «condenadas a altísimas penas de prisión» para conseguir ese trato favorable. Todos han apuntado hacia ella, de un modo u otro.

«El dato objetivo es que efectivamente están obteniendo un tratamiento penitenciario tan llamativamente bondadoso que solo es parangonable, en lo que conocemos, al que se dispensa a los condenados por delito de sedición en la Causa sentenciada por el Tribunal Supremo consecuente al referéndum ilegal perpetrado por el Gobierno de la Generalidad de Cataluña y a los delitos de malversación conexo«

Con este punto de partida, el escrito entra en el pormenor de la declaración de Bárcenas, quien señaló que entregó en mano a Aguirre un sobre con 60.000 euros para su campaña electoral «de 2007 o 2008» que acababa de donar en la sede del partido el empresario Luis Gálvez, de la constructora Ploder.

Para empezar, el letrado llama la atención sobre una contradicción evidente en la que incurrió, de acuerdo a la transcripción que aportan, el extesorero. Por un lado dijo que calculó a ojo la cantidad y supuso que era en billetes de 500 euros habida cuenta de lo que abultaba y, por otro, dijo que fue él quien introdujo el dinero en el sobre. «Yo toqué el dinero», aseguró. «Son los problemas del directo y de la improvisación», ironiza el escrito.

Asimismo, y en aras de que el juzgado «tenga elementos para valorar la credibilidad (rectíus la falta de credibilidad) de este individuo» expone fragmentos de declaraciones prestadas «ante autoridades judiciales que ya han tenido previamente la oportunidad de hacer esta valoración».

«Lejos de ser un testigo como cualquier otro»

«Muy lejos de ser 'un testigo como cualquier otro' como de sí mismo pretendió en su última declaración ante este Juzgado, lo que revela su conducta es que es una persona que falta a la verdad de una manera sistemática, siempre intentando conformar sus múltiples versiones de un mismo suceso, a las cambiantes necesidades procesales de las numerosas causas en las que se encuentra implicado, con un reiterado patrón, que es el del más absoluto desprecio de la verdad», apunta.

Incorpora, entre otros, el extracto de la sentencia de la época I de Gurtel que cuestionaba la credibilidad del extesorero pero también la que aportó Luis Gálvez, el constructor que según Bárcenas había donado esos 60.000 en efectivo, negando en fase de instrucción haber estado nunca en la sede del PP en la calle Génova. Solicita que esos testimonios sean aportados a Púnica y se tengan en consideración.

Ver los comentarios