España

Abortan una fiesta ilegal a bordo de tres yates en la que los asistentes huyeron en motos de agua

Abortan una fiesta ilegal a bordo de tres yates en la que los asistentes huyeron en motos de agua

En plena pandemia de coronavirus, han regresado a Baleares las party boats como mejor estrategia para evitar ser detectados por la Guardia Civil.El pasado sábado, en la mallorquina cala de Portal Vells, en Calvià, los agentes se encontraron tres yates abarloados y fondeados, en las que se celebraba una especie de fiesta de tres pistas.Cuando fueron descubiertos por los agentes los promotores habían diseñado un plan de evacuación con motos de agua, que impidió a la mayoría ser sancionados. No l

e ocurrió lo mismo a los promotores, que no sólo estaban incumpliendo la normativa contra el coronavirus sino también por haber echado el ancla sobre las protegidas praderas de posidonia.Pero no fue la única fiesta ilegal abortada por los agentes en las islas. Tal y como estaba previsto, y con los locales de ocio cerrados, el campo y las mansiones privadas volvieron a convertirse en el principal escenario de contactos.
Nada menos que 226 personas fueron denunciadas en al menos ocho fiestas.
La más importante se celebró la noche del domingo al lunes en una casa de campo en la isla de Ibiza, cerca de la campo de fútbol de San José, donde 147 asistentes fueron identificados y sancionados. Los promotores cobraron entrada a los asistentes,
a los que prometieron haberlo organizado todo para no ser detectados
. Contrataron seguridad privada, retiraron los teléfonos móviles a los participantes y cubrieron las ventanas con colchones para amortiguar el sonido y evitar ser vistos desde el exterior. Sin embargo, la concentración de vehículos cerca de la mansión fue lo que llamó la atención de vecinos y Policía Local.

Hasta 60.000 euros de multa

La mayoría de los asistentes eran extranjeros procedentes de
Alemania, Argentina, Colombia, Francia, Italia y Reino Unido
, muchos desplazados a la isla para la ocasión, aprovechando el tráfico turísticos internacional permitido por las autoridades esta Semana Santa.
Todos se enfrenta una multa que puede llegar a 60.000 euros
. Dos de ellos, además, fueron detenidos por resistencia y desobediencia, y un tercero por estar en posesión de diversas cantidades de droga presentada en numerosos envoltorios a modo de monodosis.
Varios asistentes, tras ser registrados, estaban en posesión de cannabis, cocaína y "tusi", también llamada cocaína rosa
.La empresa de seguridad privada contratada con ocasión también fue denunciada,
por incumplir su deber de contribuir al cumplimiento de las medidas anti Covid.
Pero no fueron las únicas fiestas, también en San José,
38 personas fueron denunciadas por participar en una reunión social celebrada en una explanada anexa a
una vivienda sita en el barrio de San Trutoy. Para llegar hasta el escenario de la fiesta los agentes tuvieron que caminar, ya que el acceso en coche había sido cerrado con piedras por los promotores.Cuando llegaron se encontraron un escenario plagado de mesas, sillas y bebidas alcohólicas.
Cinco de los asistentes eran menores.

Señalización para evitar a los agentes

La tarde de viernes otras 16 personas era sorprendidas en el Faro de Sóller, en Mallorca, que venía siendo utilizado al parecer de forma habitual para celebrar fiestas.
Para evitar que se acercaran los agentes colocaban de un triángulo de señalización de averías
, simulando la prohibición de acceso al mismo.La misma tarde, un grupo indeterminado de participantes en una fiesta ilegal en el Cami de Arabi del municipio de Santa Eulalia, en Ibiza.
A la llegada de la Guardia Civil, varios de los asistentes abandonaban el lugar precipitadamente, pero lograron detener a seis.
Horas más tarde otras seis personas eran denunciadas por celebrar una reunión social con diferentes núcleos de convivencia en una vivienda en el la calle Cami de Son Arbos en la localidad de Algaida. Y el sábado 3 de abril, en Ibiza, la Guardia Civil denunciaba
a 25 personas que se reunían en la playa de Es Calonet de San José.
de Sa Talaia. Y el domingo otras 15 fueron denunciadas por celebrar una reunión en una vivienda sita en el parque de Cas Capitá de Marratxi.