Deportes

Mirotic le gana el duelo a Hezonja y el Barcelona vence en el OAKA

Mirotic le gana el duelo a Hezonja y el Barcelona vence en el OAKA

Nikola Mirotic fue, al final, quien se llevó lo que ya se preveía como un duelo de alto voltaje ante Mario Hezonja. El hispano montenegrino, con otra actuación para enmarcar (25 puntos, 27 de valoración), le ganó la partida al croata, quien igualó su mejor anotación en la Euroliga en su estreno con Panathinaikos (21 puntos) y puso los cimientos para que Sarunas Jasikevicius se plantee muy seriamente recuperarlo para la causa. La NBA no le ha ido tan bien como esperaba y los barcelonistas aún tienen sus derechos a nivel europeo, a los que han renunciado para que pueda jugar con el equipo griego, que cayó finalmente en un partido donde el vértigo fue la nota predominante. [Narración y estadísticas (77-85)]

Un primer cuarto electrizante de Mirotic, capaz de anotar 13 puntos, permitió al Barça alcanzar una ventaja aparentemente cómoda (17-26). Al alero le escudaron muy bien Brandon Davies y Leandro Bolmaro mientras que, por parte de los locales, Konstantinos Mitoglou aguantaba el tipo ante la poca presencia de un Hezonja que se desquitaría, de sobra, después.

El ex azulgrana fue del todo determinante para que el Panathinaikos apretara las cosas. Los triples de Ben Bentil, demasiado solo, colaboraron para reducir una distancia que llegó a ser de 11 a únicamente cuatro puntos. Ante ese panorama, Jasikevicius apostó por recuperar a Mirotic y Nick Calathes para volver a marcharse en el luminoso.

Intercambio de golpes

Y, si bien el Barça llegó a colocarse 33-45, cumplió su objetivo a medias. Su intento de fuga al final sería en parte sofocado con sendos triples de Hezonja y Howard Sant-Roos para lograr que su equipo se llevara por la mínima el cuarto y dejar un menos doloroso 39-47 al descanso.

El duelo regresó mucho más trabado, con las defensas más protagonistas que los ataques. Y eso fue lo que, a la postre, explicó que el tercer cuarto terminara con un exiguo 11-12, con Higgins poniendo los cimientos de lo que sería un brillante final. El hecho de que el Barça siguiera arriba con cierta comodidad llevó a Oded Kattash a optar por un intercambio de golpes caótico. Hezonja, entonado tras unos primeros 10 minutos muy olvidables, compartiría en este caso protagonismo con Mitoglou para intentar, sin éxito, buscar que los visitantes cometieran algún fallo de concentración decisivo.

La definitiva irrupción de Corey Higgins y la siempre fiable aportación de Mirotic, a pesar de sus intenciones, serían al final los grandes factores a los que se agarrarían los azulgrana para llevarse una victoria mucho más trabajada de lo que indica el marcador. Y, de paso, para dejar en el olvido el reciente tropiezo protagonizado ante el Villeurbanne en el Palau.