Cultura

Quique San Francisco: adiós, querido Gordo

Quique San Francisco: adiós, querido Gordo

Tanto cuidarse, tanto cuidarse... y al final, ¿para qué? La broma se la acabo de escuchar a Arturo Valls y, a su manera, define con bastante precisión a Quique San Francisco y su sentido del humor. Recuerdo que durante el rodaje de 4 latas, todos les llamábamos Gordo. No había manera de acostumbrarse. Alguien le gritaba ¡Gordo! y todo el mundo se volvía. Todos, menos él. Y claro, eso hacía que renunciara antes a su nombre de pila que a su apodo.Escribo estas líneas en calidad del último direct