Cultura

Pintar la pasión en el Museo del Prado

Pintar la pasión en el Museo del Prado

Las seis «Poesías» que Tiziano pintó para Felipe II han sido reunidas cinco siglos después por el Prado. Estas son el núcleo de una muestra «mitológica» que levanta pasiones

Jesús de Nazaret tenía ocho años cuando Augusto desterró a Ovidio. La musa del poeta, demasiado salaz y experimentada para la mojigatería del césar, tuvo la culpa. Acababa de redactar Las Metamorfosis e ignoraba que aquellas narraciones sobre personajes míticos se convertirían en cantera inagotable para escritores, artistas y músicos del futuro.

El choque entre el puritanismo del emperador y la libertad de costumbres del poeta no afectó al destino de sus obras. De hecho, ha sido el autor romano más leído de la Historia, sobre todo en el Renacimiento. Tras siglos de severidad cristiana, en un momento de crisis espiritual sin precedentes, las elites europeas vieron en los mitos paganos que él relató mejor que nadie un