Cultura

El bicentenario de Napoleón fractura a Francia

El bicentenario de Napoleón fractura a Francia

«Celebrarlo sería un crimen», claman los revisionistas, que acusan al emperador de racista y sexista. También generan división otras conmemoraciones como los 150 años de la Comuna de París o el sexagésimo aniversario de la muerte de Céline

Quizá por vez primera en su historia reciente, Francia tiene problemas de fondo para conmemorar algunas de sus figuras más emblemáticas, algunos de sus más grandes acontecimientos nacionales, algunas personalidades capitales de su historia cultural, víctimas de la polución ideológica y las nubes tóxicas de nuevos y antiguos enfrentamientos guerracivilistas. Antes de celebrarse, a lo largo de los próximos meses, el bicentenario de la muerte de Napoleón Bonaparte (1769-1821), los 150 años de la Comuna de París (1871), el sexagésimo aniversario de la muerte de Louis-Ferdinand Céline (1894-1961), se han convertido en peligrosos campos de minas, precipitando enfrentamientos muy profundos.

Francia también celebra/conmemora, este año, el nacimiento de Charles Baudelaire (1821-1867), Gustave Flaubert (1821-1880) y Marcel Proust (1871-1922), entre