Cultura

Dos años junto al Churchill más canalla

Dos años junto al Churchill más canalla

A través de una prosa vibrante, Erik Larson desvela cómo era en la intimidad el primer ministro durante los bombardeos nazis

La ametralladora ligera Bren fue un portento de la ingeniería militar británica. Aunque no hacía honor a su nombre, pues sumaba más de diez kilogramos de michelines metálicos, se convirtió en un arma icónica de la Segunda Guerra Mundial. Un gigante cuyo sonido hacía estremecerse a los boches y les obligaba a replantearse decisiones como asomar la mollera por la trinchera. Winston Churchill, todo un 'premier' inglés, podría haber elegido cualquier revólver para actuar como una suerte de quitamiedos; algo pequeño que portar en el bolsillo de la levita por si algún enemigo avieso le tendía una trampa. Sin embargo, el primer ministro prefería guardar uno de estos mastodontes en el maletero de su coche.

No lo hacía