Vídeo

Xbox Series X: así será la nueva consola de Microsoft

Xbox Series X: así será la nueva consola de Microsoft

La firma estadounidense desvela el diseño y las principales características de la novena generación que debutará el próximo año junto con la PlayStation 5

La actual generación de consolas se adentra a dar sus últimos coletazos. Y eso se aprecia cuando se empiezan a desvelar los productos que debutarán el próximo año. Tras conocerse hace varias semanas la futura PlayStation 5, el gigante estadounidense Microsoft ha desvelado este jueves los primeros detalles de Xbox Series X, su próxima consola de sobremesa, que se lanzará oficialmente en 2020.

Presentada de manera oficial durante la gala de los premios Game Awards, los «Oscar» de los videojuegos, la plataforma contará con un rompedor y peculiar diseño en forma de torre con la que pretende lanzar un mensaje al mercado; es muy potente como un PC. Se podrá colocar de manera vertical u horizontal. Bajo la promesa de una apabullante fuerza gráfica, la consola promete ser la más rápida y poderosa hasta la fecha, ampliando aún más una característica que se encamina a ser un estándar en el mercado, la retrocompatibilidad. Será compatible con Project xCloud, la plataforma de videojuegos en «streaming» de Microsoft que se lanzará en el mismo periodo.

De hecho, según la compañía va a ser capaz de entregar hasta cuatro veces más potencia de procesamiento que la actual Xbox One X. Y bajo la promesa de ofrecer un comportamiento silencioso en un claro guiño a la PlayStation 4 Pro, que ha generado críticas entre sus propietarios por su mejorable sistema de refrigeración. Para demostrar su potencia gráfica, sus creadores mostraron durante su presentación los primeros detalles del videojuego de acción «Senua's Saga: Hellblade II», secuela del galardonado«Hellblade: Senua's Sacrifice» de los desarrolladores Ninja Theory, y que se está adaptando para aprovechar toda la potencia de la nueva plataforma.

Desde un punto de vista técnico, su rendimiento se manifestará en imágenes capaces de alcanzar resoluciones a 4K a 60 cuadros por segundo, aunque con posibilidad de llegar hasta 120 cuadros por segundo en determinados títulos. Aún así, dará soporte a una calidad a 8K, el próximo estándar de imagen a perseguir el próximo año, momento en el que harán debut los primeros televisores compatibles con esta retransmisión.

Impulsado por un nuevo procesador de AMD diseñado específicamente para la consola y que se basa en la última versión de Zen 2 y la arquitectura Radeon RDNA. Además, contará con una unidad de estado sólido (SSD) de próxima generación que promete ampliar la velocidad de escritura y que reducirá -en opinión de la marca- los tiempos de carga.

Junto con la nueva consola, Microsoft ha anunciado también su nuevo mando de control, que mantiene las líneas estética de su predecesor. Se introducirán pequeños cambios como la cruceta -inspirado por el controlador inalámbrico Xbox Elite Series- y otros detalles para ser más ergonómico. Contará, a su vez, con un nuevo botón para compartir captura de capturas de pantalla y secuencias de los videojuegos. Este nuevo mando será inalámbrico y compatible con PC, Xbox One y Windows 10.