Vida

Un guardarropa multicolor para la despedida de Meghan Markle

Un guardarropa multicolor para la despedida de Meghan Markle

Todos los detalles y curiosidades de los dispares atuendos de la Duquesa de Sussex en su última visita oficial al Reino Unidos

Esta semana, los Duques de Cambridge y los de Sussex se dejaron ver por primera vez juntos desde junio del año pasado, cuando asistieron al Trooping the Colour en Londres. Con motivo de la celebración oficial del Día de la Commonwealth, participaron en una serie de ceremonias en las que Meghan (38 años) tuvo un gran protagonismo visual.

Algunas de las primeras imágenes mostraban a Meghan al salir de su hotel para ir de compras, ataviada con un conjunto negro y un abrigo envolvente beige que era idéntico al blanco que escogió para el día de su pedida. Se trataba de un wrap coat con solapas anchas de la marca canadiense Line the Label, que acompañó de unos zapatos negros de Aquazzura.

Victoria Beckham

En su primera aparición pública con el Príncipe Enrique (35), al acudir a la entrega de premios de la Fundación Real Endeavour, Meghan Markle brilló con un vestido ceñido en azul fuerte de largo bajo la rodilla de la colección de Victoria Beckham, si bien la manga corta y la ausencia de abrigo no cuadraban con el frío y la lluvia imperantes a su llegada al acto.

Al día siguiente, Meghan acudió sola a la Escuela de Robert Clack en Essex, donde un alumno la abrazó de un modo especialmente cariñoso por el que más tarde se excusó. La Duquesa de Sussex había elegido para la ocasión un sencillo atuendo de chaqueta cruda con flecos estilo Chanel de la marca Me + Em que combinó con unos pantalones negros rectos y zapatos bicolor. Un estilismo que bien podría ser un básico de trabajo para cualquier mujer del mundo occidental.

REUTERS

En la visita de los Sussex a la Casa de Canadá de Londres, la pareja ducal recibió grandes muestras de cariño. Meghan Markle llevó un conjunto de tono cobrizo, una falda de Massimo Dutti, un polo y un abrigo de la marca Reiss en tono camel.

Rojo vivo

Para acudir al Festival de Música Mountbatten, que tuvo lugar en el Royal Albert Hall, Meghan escogió un vestido largo rojo que iba a juego con la chaqueta de uniforme de gala del Príncipe Enrique. Se trataba de un modelo recto con mini capa de corte bolero y hecho en crêpe de la marca Safiya.

AFP

El domingo 9 de marzo, durante el servicio religioso que tuvo lugar en Westminster, el Príncipe Enrique y Meghan Markle llegaron antes que Guillermo (37) y Catalina de Cambridge (38), tal y como exige el orden protocolario. Con un vestido verde esmeralda de Emilia Wickstead, tocado con capa asimétrica acompañado de un fascinator convexo del mismo tono, la Duquesa de Sussex brilló muy favorecida. El bolso, de Gabriella Hearst, iba también a juego, al igual que la corbata azul verdosa y el forro verde del traje del príncipe Enrique.

Desaciertos

No obstante, fue curioso comprobar cómo el vestido se le pegaba en exceso a las piernas al andar, cómo su ropa interior se marcaba y cómo tanto la sisa, la espalda y la zona de la cintura parecían no haberse hecho a medida para la Duquesa, que quizás no tuvo tiempo para volverse a probar el modelo o quizás adelgazó bastante desde su ultima prueba de atelier.

Con todo y con eso, el resultado fue mucho más alegre, primaveral y favorecedor que el del vestido rojizo de corte algo clásico de Kate, obra de Catherine Walker, que lucía un tocado déjà vu de Sally Ann Provan.

Último acto

En su último acto oficial en solitario, Meghan Markle se reunió con la Asociación de Universidades de la Commonwealth, escogiendo para la ocasión un vestido azul marino recto muy elegante de la marca australiana Scanlan, extremadamente similar a algunos modelos de Gucci de hace 10 años. Discreta, muy bien peinada con una coleta baja y con una gran sonrisa, la duquesa de Sussex se despidió de sus labores oficiales antes de regresar a Canadá, donde se quedó Archie, el hijo de la pareja.