Vida

Toni Seguí, el cerebro tras la boda de Susana Gallardo y Manuel Valls

Toni Seguí, el cerebro tras la boda de Susana Gallardo y Manuel Valls

La empresaria y el político han confiado en este menorquín para organizar su exclusiva fiesta nupcial

La amenaza de la gota fría -ahora conocida como DANA, que está inundando el levante español- parece que no aguará la boda de Manuel Valls (57 años) y Susana Gallardo (54), quienes hoy mismo, en la finca rural de casi 10 hectáreas que la empresaria catalana posee en Binidalí (Menorca), se darán el «sí, quiero». Para que nada falle, el político francés y Gallardo han escogido a un veterano a la hora de «casar» a los retoños -y no tanto- de familias especialmente pudientes. Se trata de Toni Seguí, quien se define a sí mismo como un «creador de espacios». Y es que, al contrario de lo que se ha publicado, no será La Puta Suegra -la empresa encargada de la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio-, la que organice el enlace de Valls y Gallardo, tal y como un portavoz de la misma ha confirmado a este periódico.

El político Manuel Valls y Susana Gallardo - KMJ/KMA

Uno de los casamientos que otorgó a la empresa de Seguí su aura de excelencia fue el complejo enlace de Shristi Mittal, la sobrina de Lakshmi Mittal, el hombre más rico de la India. Celebrada en 2013, la boda de Shistri con Gulraj Behl paralizó Barcelona y la propia familia Mittal se encargó de comunicarse con el Ayuntamiento para los operativos de seguridad. El enlace Gallardo-Valls es mucho más modesto que el confeccionado a medida de los Mittal, pero también será escrutado más allá de nuestras fronteras.

El novio Gulraj Behl y la novia Shristi Mittal - EFE

Entre las bodas que Seguí ha planificado con anterioridad destaca la de Gabriela, la primogénita de Susana Gallardo y Alberto Palatchi -expresidente de Pronovias- con el empresario turco Ediz Elhadef, que tuvo lugar en julio de 2016 en Puigcerdà (Gerona).Oriundo de Menorca, Seguí reside en la Ciudad Condal desde 1993. Dio sus primeros pasos como wedding planner un año antes y para ello echó mano de su experiencia de tres lustros al mando de una prestigiosa boutique de moda ubicada en Mahón. Más de dos décadas después, su éxito le ha permitido montar una oficina que hoy está emplazada en una de las zonas más caras de Barcelona, a muy pocos metros del Paseo de Gracia. A pesar de su crecimiento, la compañía ha optado por mantener una estructura de trabajo pequeña, de menos de 10 empleados.

Sin móviles

Hay un segundo factor que despierta el interés de sus adinerados clientes: su cuidado extremo de la confidencialidad, tanto antes como después de la ceremonia. Además de las precauciones en materia de seguridad, desde Toni Seguí tienen un control puntilloso del manejo de los móviles de los invitados para que no se filtre ninguna imagen.

Desde la empresa de Seguí mantienen un silencio sepulcral y no quieren dar detalles sobre la boda de Valls y Gallardo. Se sabe, eso sí, que ayer agasajaron a sus allegados con una cena en las Bodegas Binifadet, situadas en una zona rural del término municipal de Sant Lluís. Y tras el enlace de hoy en Binidalí (Mahón), los festejos se cerrarán con un almuerzo informal en el Club Náutico de Binisafua.