Vida

Teresa Rivero agota todas las vías para librarse de la cárcel a los 85 años

Teresa Rivero agota todas las vías para librarse de la cárcel a los 85 años

Tras una temporada en Jerez, ha regresado a Madrid con una de sus hijas, donde aguarda su desenlace judicial

La primera vez que pisó un campo de fútbol lo hizo como presidenta del club. Con su melena bien cardada y las perlas relucientes. Ella siempre había sido más de toros, un arte en el que la iniciaron sus hermanos mayores. Pero en Vallecas la colocó su marido y poco a poco comenzó a ubicar en qué portería debían marcar sus jugadores. A Teresa Rivero nunca le ha costado demasiado demostrar su escaso bagaje futbolístico, en cambio más complicado se le antoja probar que no estaba al tanto de las cuentas del Rayo Vallecano, ni de las artimañas fiscales que pergeñaron los asesores del fallecido José María Ruiz-Mateos durante los años en los que ocupó la presidencia del club (1994-2011).