Vida

Sonsoles Ónega, abierta a encontrar el amor tras su divorcio: su lado desconocido

Sonsoles Ónega, abierta a encontrar el amor tras su divorcio: su lado desconocido

La presentadora se sincera meses después de que se hiciera pública su ruptura con

El pasado mes de enero salía a la luz el la separación, tras once años de matrimonio y una convivencia que, al parecer, ya había cesado el pasado mes de agosto de 2019, de Sonsoles Ónega y Carlos Pardo. Ahora, con las aguas más calmadas, Ónega, poco dada a hablar sobre estos temas, se sincera sobre cómo se encuentra tras unos meses complicados y vuelve a hablar de amor después de poner punto y final a su matrimonio.

«No he conocido a quien me pueda enamorar, pero eso no significa que no tenga ganas de conocer a alguien. Ya te decía, los que no tenemos en la vida estos amores lo escribimos o inventamos», confesó hace en «Sálvame», donde participó hace unos días. La presentadora de «Ya es mediodía» reconoció que para nada ha cerrado la puerta al amor. «He pasado mi tiempo de no me apetece, he tenido mi duelo de la separación. Pero bueno, que la vida nos sorprenda», dejaba caer.

A pesar de ser muy discreta con lo que respecta a su vida privada, la hija de Fernando Ónega ha hablado en alguna ocasión sobre su lado personal, el más desconocido. Pocos son los que recuerdan que a su boda con Carlos Pardo, en el año 2008, acudieron los Reyes Felipe y Letizia (por entonces Príncipes de Asturias). De hecho, Sonsoles actuó en su día como testigo en la boda de los Reyes. Y es que, habiendo sido compañeras en el pasado, aún les una gran amistad, aunque la televisiva siempre se ha mostrado muy precavida a la hora de hablar sobre el tema. Sabedora del interés que genera su cercanía, entiende la curiosidad de la prensa, pero el respeto hacia la Reina siempre ha estado por encima de todo.

Fernando y Sonsoles Ónega - GTRES

La citada boda tuvo lugar en Santiago de Compostela y, por aquel entonces, la presentadora ya había comenzado a trabajar en Telecinco. Pardo, por su parte, siempre se mantuvo en un discreto segundo plano a pesar del rol público de su pareja. Él trabajaba en el bufete de abogados Giménez Torres, en Madrid, del que es socio. Juntos formaron una discreta familia junto a sus dos hijos Yago y Gonzalo.

A este último, el pequeño, le diagnosticaron diabetes en 2016, una noticia que trajo muchos cambios y que les supuso más de un dolor de cabeza: «La enfermedad de Gonzalo, que se le diagnosticó con cuatro años, ha cambiado nuestra vida, la dieta, la rutina… De la noche a la mañana, entré en batalla, estudiando una barbaridad y desenmascarando a la industria alimentaria», contó en una entrevista para la revista «¡Hola!».

A esta misma publicación confesó la admiración por su marido hace algo más de un año, sobre quien confesó: «Creo que una de las grandes enseñanzas es que elijas bien a tu pareja. Yo elegí comprensivo, y bien, porque mi marido respeta totalmente que haya tratado de compatibilizar todo». Y matizó: «Tratamos de que todo fluya, es difícil, por que las parejas también se resienten, claro».

Pero el pasado mes de enero salía a la luz su divorcio, tras once años de matrimonio y una convivencia que, al parecer, ya había cesado en agosto de 2019.

Ver los comentarios