Vida

Sergio Ramos y Pilar Rubio ponen fin a catorce horas de boda con una capea

Sergio Ramos y Pilar Rubio ponen fin a catorce horas de boda con una capea

Los legendarios Europe y el DJ Gianluca Vacchi fueron las grandes sorpresas de la noche

Este domingo a mediodía con la resaca en el cuerpo y tras una jornada emocionante, Sergio Ramos y Pilar Rubio, convertidos en marido y mujer celebraban una capea en la finca familiar «La Alegría» en Bollullos de la Mitación (Sevilla) para aquellos a los que aún les quedaba marcha. Si la celebración del sábado en la Catedral de Sevilla fue emotiva y el vestido joya del libanés Zuhair Murad muy comentado, la fiesta posterior fue un derroche de poderío. Los invitados fueron agasajados con un cóctel que duró casi dos horas y dio paso a la cena nupcial servida por el laureado chef, Dani García. La entrada de los novios fue uno de los momentos más emotivos de la noche ya que al futbolista le cayeron las lágrimas al escuchar el tema «I’ll Never Love Again» de Lady Gaga. Un tema incluido en la oscarizada banda sonora de la película «A star is born».

Los novios no escatimaron con el menú; de entrante salpicón de bogavante con salsa especial mimosa y aguacate, un primer plato de espaguetis con guiso de ternera trufado que dio paso a un rape al estilo del chef y una hamburguesa de kobe con patatas fritas y un frescor andalusí de postre. Todo ello regado con dos de los mejores vinos de la bodega vallisoletana Emilio Moro (Malleolus y La Revelía) y champagne Dom Perignon. Por cierto, que Moro se encontraba entre los invitados junto a Fernando Hierro, el exfutbolista acudió solo. Confirmando así según Antonio Montero, en Sálvame Deluxe, que se ha separado de su mujer Sonia, tras 20 años de convivencia y dos hijos en común.

Una banda legendaria

Al final no fue AC/DC como muchos creyeron durante días y el propio Ramos lo desmentía a la entrada de la finca, pero sí hubo actuación internacional y enloqueció a todos los invitados con su puesta en escena. La legendaria banda de rock sueca Europe descendía de un gran dragón rojo con la ayuda de una grúa y junto a la novia Pilar Rubio enfundada en un vestido rojo a lo catwoman. Arrancaron con su mítico «The final Countdown» para seguir con seis temas más entre los que sonaron «Carrie» o «Rock The night». También hubo flamenco, Antonio Carmona componente de Ketama le cantó varias canciones al novio, al igual que Pastori que se puso más canalla en la fiesta tras el Ave María de la catedral. Y quien puso a bailar a toda la finca fue el DJ de la noche, el italiano Gianluca Vacchi. Habitual en las sesiones de Ibiza, puso el broche de oro a una noche de mucho nivel artístico con algunos de sus grandes éxitos. Y mientras la noria gigante de 40 metros no paró de girar y los autos de choque tampoco. Dicen que Luka Modric no se bajó de uno en toda la noche.

Los Beckham fueron muy selectivos con los selfies y lo pasaron muy bien. Sobre las 4:30 horas de la madrugada abandonaron la finca con destino al hotel Alfonso XIII, donde se alojaban con sus hijos que también habían viajado hasta Sevilla en plan turismo. Muchos pasaron frío y los que aguantaron hasta las diez de la mañana se fueron bien desayunados. Y de recuerdo un unicornio negro de metacrilato, el único de la noche porque, como adelantó este periódico, los tatuajes eran estrellas. Ahora los recién casados se escaparán en unos días a Asia de luna de miel. Ya lo dijo Ramos que había estado en muchas bodas, pero como está ninguna.