Vida

Saint Laurent compra 4.000 prendas vintage de YSL

Saint Laurent compra 4.000 prendas vintage de YSL

La empresa dota de «fundamento» a sus archivos y museos

Es natural que, más de medio siglo después de la creación de la marca Saint Laurent, sus gerentes considerasen adecuado el momento para abrir dos museos sobre su legado, uno en París y otro en Marrakech, la ciudad de sus sueños. La escasez de prendas vintage de la casa quizás planteaba un problema a la hora de organizar presentaciones temporales y exposiciones permanentes, un contratiempo que se habría resuelto ahora.

Cuando en 1996 visité por primera vez el Museo Vuitton en la casa particular de Louis Vuitton en Asnières, justo a las afueras de París, admiré el cuidado y el esfuerzo que la empresa donde yo misma trabajaba había puesto en ir recuperando piezas elaboradas por la casa en distintas décadas e incluso en distintos siglos para poder ofrecer lo que para la época era una preciosa puesta en escena de la historia de la maison parisina, situada junto a un taller de prototipos y pedidos especiales muy interesante y junto a la fabulosamente decorada casa del fundador.

Si bien ahora su legado se completa en la Fundación Louis Vuitton en el Bois de Boulogne, con exposiciones de pintura y escultura de arte moderno y contemporáneo, la casa museo de Asnières fue el germen de una marca bien presentada con una gran legitimidad.

carlota Casiraghi, de YSL

Al cambiar de empresa y visitar por primera vez los oscuros archivos de Gucci a las afueras de Milán, supe que el empeño del presidente del Grupo Gucci de entonces, Domenico de Sole, debía albergar la idea de desarrollar un museo sobre la marca fundada en 1921, ya que los miles de piezas interesantes eran verdaderamente sobresalientes y muy superiores en variedad a las de Vuitton. Así fue como, años después, se pudo fundar el Museo Gucci en pleno centro de Florencia.

Pierre Bergé

Los jóvenes museos en honor a Yves Saint Laurent, fomentados por su recientemente fallecido socio y pareja sentimental, Pierre Bergé, quizás no han contado con una cantera potente de piezas hasta ahora. Es por ello que alguna exposición a la que he asistido en el de París me ha parecido quizás algo vacía de contenido. Con la compra de 4.000 piezas vintage de Saint Laurent a Olivier Châtenet, un ayudante de diseñadores convertido en coleccionista, la casa refuerza su almacén con prendas ideadas desde 1965 a 1988, que darán juego en los museos de la marca y apoyarán la identidad de la casa de costura.

Además, estas prendas serán una excelente base para que Anthony Vaccarello, el director creativo actual de la marca, pueda «tirar de archivo» e «inspirarse» en piezas ya creadas por Yves Saint Laurent, con las que Vaccarello tendrá la venia de crear réplicas actualizadas, sin abandonar el legado del fundador. Durante las últimas décadas, quizás había faltado en Saint Laurent la esencia de su creador, ese verdadero estilo chic a veces déshabillé, alejado de lugares tan comunes del genial argelino-francés como el esmoquin o el vestido Mondrian.

Ver los comentarios