Vida

Rihanna, el mediocre regreso musical de una diva reconvertida en magnate de la cosmética

Rihanna, el mediocre regreso musical de una diva reconvertida en magnate de la cosmética

La cantante lanza su nueva canción y dona 4,5 millones de euros para combatir el coronavirus

Después de tres años de silencio discográfico, Rihanna ha vuelto con una nueva canción grabada junto al rapero canadiense PartyNextDoor, con el que ya había colaborado en varios hits como «Work». En este single de regreso titulado «Believe it», la cantante barbadense no es que se haya partido el lomo precisamente: únicamente repite un estribillo en el que dice algo así como: «Mal, consigue que me lo crea, consigue que me crea que no me estás engañando», y eso ha decepcionado a muchos de sus seguidores. «¿Rihanna me hizo esperar tres años por estas voces de fondo?», critica una fan en Twitter. «Cuando finalmente recibimos migajas de Rihanna y ella solo repite las mismas malditas cinco palabras», comenta otra internauta. Pero las críticas no han ensombrecido el fulgor del esperadísimo regreso de la diva, ya que este lanzamiento vuelve a alimentar las expectativas de que por fin termine de grabar su noveno disco, que lleva retrasándose desde hace más de un año. «Estoy realmente contenta con el material que tenemos hasta el momento, pero no voy a darlo a conocer hasta que esté completo», insiste la cantante.

Su nuevo single quizá sea un bluf, pero no es momento para ponerse excesivamente críticos con la intérprete de «Umbrella», ya que ha hecho coincidir su regreso musical con una obra filántropa de gran calibre: acaba de donar nada menos que 5 millones de dólares para la compra de material sanitario para combatir el coronavirus, a través de su ONG ‘Clara Lionel Foundation’. El dinero será repartido entre diferentes instituciones sanitarias y de asistencia social en Estados Unidos, África y el Caribe, empezando por su país natal, Barbados, donde ayudará a la compra de respiradores con 700.000 dólares.

La cantidad donada es espectacular, sin duda, pero también lo es su patrimonio: Rihanna es la cantante más acaudalada del planeta, con una fortuna que asciende a los 600 millones de dólares. ¿Y cómo es que es más rica que Taylor Swift, o Madonna, o Beyoncé? Desde que dio el pistoletazo de salida a su carrera hace ya quince años, Rihanna ha vendido más de 250 millones de copias a nivel global, a los que se suman 14 números uno en Estados Unidos, un hito sólo superado por los Beatles y Mariah Carey. Pero el grueso de su fortuna no viene de ahí, sino de su buen ojo empresarial.

En 2014 la artista registró su apellido, Fenty, para usarlo como marca de ropa y cosméticos. Su primera jugada maestra fue convertirse en directora creativa de la marca deportiva Puma y lanzar la línea de productos Fenty x Puma. Fue tres años después cuando decidió abrir su propia línea de cosméticos, asociándose con el todopoderoso conglomerado empresarial Louis Vuitton Moët Hennessey (LVMH) para lanzar Fenty Beauty con la colaboración de la cadena de boutiques Sephora. El efecto de su halo de diva del pop sobre sus productos fue inmediato: a los pocos días de que estos cosméticos se pusieran a la venta, las ventas superaron los cien millones de dólares, y la revista Time nombró su empresa «uno de los mejores inventos de 2017». Los expertos en moda dicen que la clave fue la variedad: su estrategia siempre ha sido ofrecer productos para cada tipo de consumidor. Tiene maquillaje para alrededor de cuarenta tonos (siempre con precios económicos, que varían entre los 15 y los 50 dólares), y en cuanto a ropa tiene conjuntos para todas las tallas de mujeres. De los 600 millones de dólares que tiene en la cuenta, 500 vienen de Fenty y cien de la venta de sus discos y de la recaudación de sus conciertos. Por eso no tiene ninguna prisa en sacar su nuevo álbum (menos ahora con la que está cayendo). Podría retirarse de la música, y seguiría siendo multimillonaria.