Vida

Rihanna, dispuesta a convertirse en madre con o sin pareja

Rihanna, dispuesta a convertirse en madre con o sin pareja

Parece que la cantante lo tiene todo, pero la maternidad es algo que todavía no ha conseguido y realmente desea «más que nada en este mundo»

Rihanna es la cantante más acaudalada del planeta, con una fortuna que asciende a los 600 millones de dólares. Es más rica que Taylor Swift, o Madonna, o Beyoncé pues desde que dio el pistoletazo de salida a su carrera hace ya quince años, Rihanna ha vendido más de 250 millones de copias a nivel global, a los que se suman 14 números uno en Estados Unidos, un hito sólo superado por los Beatles y Mariah Carey. Pero el grueso de su fortuna no viene de ahí, sino de su buen ojo empresarial. En 2014 la artista registró su apellido, Fenty, para usarlo como marca de ropa y cosméticos. El efecto de su halo de diva del pop sobre sus productos fue inmediato: las ventas superaron los cien millones de dólares.

Ruptura

Parece que la cantante lo tiene todo, pero la maternidad es algo que todavía no ha conseguido y realmente desea «más que nada en este mundo». Y es que Rihanna ha sido elegida para protagonizar la portada de la revista «Vogue UK», y durante la entrevista con la periodista Afua Hirsch reveló que desearía tener «tres o cuatro» hijos. « Sé que querré vivir de manera diferente. En diez años tendré 42 años y seré vieja. Tendré hijos, tres o cuatro de ellos». Aunque es consciente de que su apretada agenda -entre la empresa y su carrera musical- no le permitiría dedicarle tiempo a un bebé. A esto se le sumaría su reciente ruptura con el multimillonario saudí Hassan Jameel, con quien mantenía una relación hermética desde hacía cuatro años. «No tienes mucho tiempo para tolerar la mierda, ¿sabes? Cuando estás abrumado debes comenzar a cortar con las cosas», confesó en referencia a la ruptura. «Siento que a la sociedad le dan ganas de decirme: 'Oh, te equivocaste...' Te infravaloran como madre si no hay un padre en la vida de tus hijos. Pero lo único que importa es la felicidad, esa es la única relación sana entre un padre y un hijo. Eso es lo único que puede criar a un hijo de verdad, el amor».