Vida

Revés judicial de Julio Iglesias cerca de Oporto

Revés judicial de Julio Iglesias cerca de Oporto

Un tribunal portugués desestima la reclamación de 225.000 euros del cantante español por un concierto que acabó en «fiasco» en 2004

Julio Iglesias ha perdido una demanda ante la justicia portuguesa por un valor total de 225.000 euros a causa de un polémico concierto en Barcelos (a 60 kilómetros de Oporto) en 2004, toda vez que el Tribunal Central Administrativo del Norte (TCAN) dio la razón a la Empresa Municipal de Educación y Cultura.

En efecto, el Ayuntamiento de la localidad lusa contrató al cantante español y se comprometió a pagar 325.000 euros a sus representantes para los países en lengua portuguesa: la agencia Golden Concerts, con domicilio fiscal en Gibraltar.

Pero la venta de entradas para la actuación de aquel 2 de julio se saldó con un rotundo fracaso y, como se veía venir el desastre de la convocatoria, ambas partes acordaron renegociar las condiciones. De este modo, Golden aceptó el pago inmediato de 50.000 euros, además del derecho preferente para organizar un espectáculo para despedir el año.

Sin embargo, la sorpresa llegó en 2012, porque nadie sospechaba que se iba a remover el polémico asunto. No obstante, así sucedió y los representantes presentaron una reclamación judicial para que les abonaran 130.000 euros más sus correspondientes intereses, hasta totalizar los 225.000 en cuestión.

Para mediar en el conflicto, se requirió el dictamen del Tribunal Administrativo y Fiscal de Braga, que dio como probado que el concierto resultó «un fiasco» y que el contrato inicial había quedado sin efecto, antes de ser sustituido por otro a la baja, que contemplaba un valor total de 195.000 euros.

Este pacto era el que se saldó realmente, a través del pago de 50.000 euros y de la prioridad de Golden para una contratación posterior. Ahora la última instancia dictamina que la agencia de Julio Iglesias jugó a sabiendas con «la ingenuidad» de la empresa municipal de Barcelos.

En todo caso, queda constancia de que la promoción de aquel concierto no puede considerarse la más adecuada, como demuestra el hecho de que más adelante interpretó sus canciones en Lisboa, y lo hizo ante una audiencia visiblemente mayor.

Hijo reconocido

Javier Sánchez - Rober Solsona

Se da la circunstancia de que la popularidad del cantante en Portugal tiene que ver no solo con su trayectoria musical sino con el hecho de que su hijo reconocido por los tribunales, Javier Sánchez, nació fruto de su relación con la ciudadana portuguesa María Edite Santos, a quien conoció cuando ejercía como bailarina en un club de la Costa Brava.

Hace solo unos meses, el joven saltó a la palestra para proclamar que tenía el mismo derecho que los demás hijos de Julio Iglesias a su parte proporcional como futuro heredero, es decir, unos 30 millones de euros.