Vida

Rania de Jordania, un icono de la elegancia en 7 claves

Rania de Jordania, un icono de la elegancia en 7 claves

Inspiradora de las mujeres árabes, Rania impulsa la moda y el diseño de Oriente Medio

Desde que su marido, Abdallah II, se convirtiera en Rey de Jordania en 1999, la Reina Rania ha brillado con un fulgor que ha ido in crescendo. A través de estos años ha demostrado que acertar siempre es posible.

1. Crea estilismos propios

No le preocupa sorprender, innovar o no seguir la moda al pie de la letra. Sería más una líder que una seguidora en estas lides. Pero esto solo se lo puede permitir una reina si acierta. Tal fue el caso de su curioso atuendo en la boda de Don Felipe y Doña Letizia en 2004, cuando escogió una falda larga en tono lila de Givenchy con sobrefalda de tul y encajes, conjuntada con una camisa blanca de corte masculino. Un look muy copiado desde entonces.

El look más copiado De Givenchy, falda lila con encaje, combinada con camisa de corte masculino

2. Sigue siempre el protocolo

Suele llevar la falda por debajo de la rodilla, evita grandes escotes, prefiere las mangas a los tirantes y acompaña de abrigos sus atuendos oficiales de exterior y de aeropuerto. Demuestra que aún siguiendo el protocolo y las normas de prudencia que ser Reina de Jordania requieren, es capaz de lucir moderna y atractiva. Lo cortés no está reñido con lo valiente.

3. Le gustan los tacones

Sabe que sus faldas de largo medio y sus conjuntos de pantalón le favorecen más con tacón alto y no escatima en centímetros, incluso si de este modo supera a su marido en estatura.

Una de sus combinaciones habituales. En este caso (en Madrid, en 2015), en una falda plisada midi, con cinturón en cuero rojo y blusa con mangas abullonadas. Y, por supuesto, sus salones negros con suela roja de Louboutin

4. Zapatos atrevidos

Desde los extraños zapatos abotinados de Balenciaga que escogió para una cena privada en Zarzuela durante su visita a España en 2015, hasta sus numerosos modelos asimétricos «Vampidolly» o en cuero exótico de Louboutin, Rania se atreve con los zapatos más peculiares, todo un rasgo de seguridad personal.

5. Grandes marcas

Durante años, Rania de Jordania ha sido una excelente clienta de Louis Vuitton, Gucci y Prada, marcas intemporales que ha sabido llevar con estilo. Se ha decantado también, en otras ocasiones, por Givenchy, Balmain o Dior.

6. Conjuntos monocolor

Ya sea en rojo, como hacía años atrás, en grises y blancos o bien en tonos suaves y pastel, la reina de los jordanos escoge normalmente la sencillez en sus combinaciones de colores, un gran secreto para triunfar.

El diseñador libanés Elie Saab, para una gala en Versalles en 2002

7. Gran apoyo a la moda local

Inspiradora de las mujeres árabes, Rania impulsa la moda y el diseño de Oriente Medio, llevando, entre otras, prendas de creadores jordanos, palestinos y libaneses. Entre sus favoritos figuran Elie Saab, Rabih Kayrouz, Zuhair Mourad o Georges Chakra.

Ver los comentarios