Vida

Meghan Markle saca las uñas por sus amigas en los juzgados

Meghan Markle saca las uñas por sus amigas en los juzgados

La mujer del Príncipe Harry toma acciones legales para evitar que los nombres de las cinco personas que la defendieron cuando estaba embarazada salgan a la luz

La guerra judicial de Meghan Markle con el grupo editorial Associated Newspapers Limited, tras publicar en el Daily Mail y el Mail on Sunday la carta privada que la mujer del Príncipe Harry mandó a su padre, sigue su curso. La actriz ha visto cómo su vida se ha tambaleado por culpa de las filtraciones y no está dispuesta a que ahora se filtren los nombres de las cinco amigas que la defendieron anónimamente cuando estaba embarazada.

Por eso ha presentado un escrito judicial este jueves. «Estas cinco mujeres no están siendo juzgadas y yo tampoco. La editorial de Mail on Sunday es la que está siendo juzgada. Es esta editorial la que actuó ilegalmente y está tratando de evadir la responsabilidad; crear un circo y distraer la atención de este asunto: el Mail on Sunday publicó ilegalmente mi carta privada», se puede leer en el escrito.

Los abogados de Meghan Markle argumentan además: «Cada una de estas mujeres es una ciudadana privada, una madre joven, y cada una tiene derecho a la privacidad. Tanto el Mail on Sunday como el sistema judicial tienen su nombres de manera confidencial, pero Mail on Sunday los quiere exponer en su página web sin más razón que el clickbait (los contenidos en internet que generan ingresos publicitarios usando titulares sensacionalistas y engañosos para conseguir el mayor número de clicks posibles) y la ganancia comercial representando una amenaza para su bienestar emocional y mental».

Y termina: «Respetuosamente le pido al tribunal que trate este asunto legal con la sensibilidad que merece, y que evite que el editor de Mail on Sunday rompa los precedentes y abuse del proceso legal al identificar a estas personas anónimas, un privilegio en el que estos periódicos realmente confían para proteger sus propias fuentes confidenciales».

La versión del Mail on Sunday es que no tiene intención alguna de publicar las identidades de estas cinco personas, pero a la vez asegura que no entienden por qué sus nombres deben de mantenerse en secreto.