Vida

Matthew Perry se compromete con la agente literaria Molly Hurwitz

Matthew Perry se compromete con la agente literaria Molly Hurwitz

El protagonista de «Friends» abandona la soltería a los 51 años con la que asegura que es «la mujer más maravillosa del planeta»

Matthew Perry (51 años) era hasta ahora el único protagonista de «Friends» que no había decidido pasar por el altar. Pero ha dado el gran paso. Dos años después de comenzar su relación con la agente literaria Molly Hurwitz, de 29, le ha pedido matrimonio como así lo ha anunciado el propio actor a la revista «People» esta semana.

«Acabo de pedirle que se case conmigo. Por suerte para mí, estoy saliendo con la mujer más maravillosa del planeta y ha dicho sí», ha relatado Matthew Perry a la citada publicación. Sale con la mujer de su vida desde hace dos años. La primera vez que fueron fotografiados juntos fue a la salida de un restaurante de West Hollywood. Sin embargo no son muy dados a prodigarse en público y apenas hay imágenes de ambos juntos. Ni siquiera en sus redes sociales, al menos en la cuenta de Perry. La agente literaria la tiene privada.

La relación más duradera de Matthew Perry fue con la actriz Lizzy Caplan. Aquello duró seis años pero en 2012 decidieron tomar caminos separados. Ella ya rehizo su vida con su compañero de profesión Tom Riley, con el que se dio el «sí, quiero» en 2017. Años antes, Perry coqueteó con la vigilante de la playa Yasmine Bleeth, aunque la cosa no cuajó. Con Julia Roberts tampoco fue bien porque su relación solo duró unos meses. Maeve Quinlan, Rachel Dunn y Lauren Graham son otras mujeres que pasaron por la vida del intérprete.

Años difíciles

La fama de «Friends» fue algo muy difícil de digerir para Perry. Se convirtió en un adicto a los analgésicos y al alcohol. «Durante unos ocho meses estuve encantado de ser famoso. Hasta que me di cuenta de que la fama no iba a arreglar las cosas que no funcionaban. Creía que la popularidad me haría feliz, pero no fue así. Y me llevé una profunda decepción», dijo en el «XL Semanal».

Un accidente esquiando le llevó a empezar a consumir analgésicos. Ese fue el principio de su fin. Ingresó hasta en dos ocasiones en clínicas de desintoxicación. Durante la emisión de la popular serie, él llegó a tomar 30 pastillas y un litro de vodka al día. Reconoce en dicha entrevista que en su familia ya hay antecedentes de alcoholismo. No fue hasta 2001 cuando Perry decidió que su vida tenía que cambiar: «Estaba metido en un problema muy gordo; mi vida era un infierno».

En la misma entrevista reconocía que su sueño era formar una familia: «Mi sueño es encontrar a la mujer de mi vida, tener hijos y convertirme en un buen padre y esposo. Nunca imaginé que a los 46 años seguiría estando soltero». Parece que Molly Hurwitz es esa mujer.

Ver los comentarios