Vida

María Teresa Campos, muy enfadada, estalla tras la mudanza de Bigote Arrocet

María Teresa Campos, muy enfadada, estalla tras la mudanza de Bigote Arrocet

El humorista acudió el martes a la casa de la periodista para recoger todas sus pertenencias

María Teresa Campos acaba de ser testigo de uno de los momentos más complicados de últimos meses (que no son pocos). Después de que Bigote Arrocet pusiera fin a su relación de seis años a través de un mensaje de Whatsapp, la ruptura de la pareja se convirtió en la comidilla de la prensa del corazón y, aunque la presentadora ha intentado mostrarse fuerte frente a las cámaras, su malestar era más que evidente.

Su enfado ha respondido, además de a la complicada situación, al acoso mediático al que ha tenido que hacer frente. Y es que, día sí día también, tanto sus movimientos como los del humorista han sido analizados con lupa. Esto también ha provocado que se hablara incesantemente sobre cómo estaba afrontando cada uno la ruptura: ella refugiada en los suyos; él sonriente y acompañado por algunas amigas en las calles de Madrid en actitud muy cariñosa.

Tras anunciar su separación, no obstante, ninguno cerraba la puerta a una posible reconciliación, algo que a día de hoy parece ya imposible. Este mismo martes Arrocet se trasladó junto a un amigo y un camión a casa de la madre de Terelu Campos para recoger sus pertenencias y objetos personales, así como los dos vehículos que aguardaban en su garaje, cerrando definitivamente el capítulo de su historia de amor.

María Teresa ha tratado de evitar encontrarse con su ex y ha abandonado el domicilio antes de que Edmundo realizara la mudanza, pero no ha dudado a la hora de pronunciarse cuando ha regresado a su hogar, y lo ha hecho muy enfadada. «Afortunadamente es un capítulo cerrado y espero y deseo que no volváis a hablarme de este asunto, porque esto entra ya en el terreno del acoso. No quiero hablar más de esta persona. Ya se ha acabado. He vuelto a salir, que llevaba mucho tiempo sin querer salir. Estoy feliz. Y ya está», sentenció visiblemente molesta con los reporteros.