Vida

Madrid Bridal Fashion Week, la pasarela nupcial madrileña en pie de guerra

Madrid Bridal Fashion Week, la pasarela nupcial madrileña en pie de guerra

Los participantes de la anterior edición acusan al presidente de enriquecerse a costa de no pagar sus facturas

La agencia Año Cero Comunicación liderada por Elsa Martínez distribuía esta semana un comunicado a todos los medios denunciando los impagos que tanto su agencia como otros proveedores que habían trabajado en las últimas ediciones de Madrid Bridal Fashion Week están sufriendo. Tras muchos intentos de reunión y cobro por parte de los diversos y diferentes proveedores, éstos han tomado la decisión de hacer pública la situación a la que se han visto abocados y el gran problema empresarial y económico que este impago les ha supuesto. Más aún cuando han visto anunciada para el próximo mes de mayo una nueva edición de la pasarela nupcial que se llevará a cabo en el Palacio de Bellas Artes.

Las facturas aportadas a este periódico muestran una deuda en 2018 por parte de la organización que rondaría los 10.000 euros. Algunos de esos importes corresponden a iluminación, sonido, pasarela, mobiliario, servicios de comunicación e incluso las esculturas que elaboró el artista Juan Carlos Nadal como galardón de la edición.

Para entrar en esta pasarela, diseñadores, participantes y patrocinadores tienen que abonar un canon que -según señalan los damnificados-, ha servido para el enriquecimiento personal del presidente del desfile y de la Asociación Costura España, el diseñador argentino Rubén Perlotti.

Aunque sigue al frente de esta pasarela de moda nupcial, Perlotti se vio obligado a cerrar su tienda de Barcelona y ahora se encuentra en Argentina viviendo en casa de sus padres. Su entorno niega que se haya enriquecido, es más apuntan a que son muchos los miembros de la asociación que trabajan de forma altruista y por amistad con él. Ellos son quienes han puesto en contacto a ABC con Perlotti que -a pesar de que apuntaban que estaba en paradero desconocido-, ha accedido inmediatamente a dar la cara. «Estamos consternados con el comunicado. Obviamente desde la Asociación Costura España vamos a iniciar una demanda penal este lunes. La asociación pasa por un momento difícil y estamos intentando entre todos que no desaparezca otra plataforma más de moda española. Esta acusación es un duro golpe».

Perlotti ha asegurado sentirse engañado por la agencia de comunicación que ha emitido el comunicado: «Nos prometió patrocinadores que no existieron, nos engañó a todos, y ahora esta campaña de difamación contra la asociación. Es el colmo. Estamos absolutamente convencidos de que hay algo más detrás de esta situación». Perlotti no quiere señalar a nadie, pero fuentes consultadas aseguran que podría tratarse de una venganza por parte de una expareja del diseñador.

De momento los proveedores siguen sin cobrar a pesar de la presión mediática, aunque hay voluntad por parte de la asociación de abonar las deudas en cuanto tengan liquidez, que creen que podría ser en un corto plazo de tiempo. Mientras tanto, la organización sigue adelante para subir a la pasarela el próximo mes de mayo las últimas tendencias en moda nupcial. Un sueño al que Perlotti no quiere renunciar y para el que piensa volver a cruzar el charco y enfrentarse a los impagos.