Vida

Luis Figo y Helen Svedin, la pareja de oro de la publicidad

Luis Figo y Helen Svedin, la pareja de oro de la publicidad

El futbolista portugués y la modelo sueca protagonizan su primera campaña juntos

Considerado como uno de los rostros de referencia de elegancia en nuestro país, Luis Figo (46 años) vuelve a situarse en el foco mediático, diez años después de su retirada del fútbol, al protagonizar junto a su mujer, la modelo sueca Helen Svedin (44), «Tiene ese algo», la nueva colección otoño-invierno de la firma de moda Cortefiel, presentada ayer en un local del centro de Madrid. «Ver otra vez a los medios es divertido. Os echaba de menos», confiesa divertido el deportista.

Esta es la primera vez que el matrimonio participa en la misma campaña publicitaria. «Ha sido muy bonito trabajar con una persona que conoces tanto, como es en este caso mi marido», opina la modelo antes de reconocer entre risas que «como ahora los deportistas están muy acostumbrados a posar en eventos, al final lo ha hecho mejor que yo».

Negocios y familia

Luis Figo ha sabido rentabilizar su fama adquirida como jugador de fútbol. A diferencia de otras estrellas del balón que deciden reinventarse como entrenadores o directores deportivos, Figo prefirió el mundo de los negocios. Posee varias academias de fútbol, trabaja en la IFAB -organización de la FIFA que se encarga de definir el reglamento del fútbol-, además de presidir desde hace 15 años una Fundación para apoyar a los niños más desfavorecidos de su país. Todo ello lo compagina con su faceta como padre de sus tres hijas, Daniella (20), Martina (17) y Stella (15).

A pesar de que las dos mayores ya han hecho sus pinitos como modelos, sus padres aseguran que se trata de algo esporádico. «No creo que sea el camino que están buscando. Están muy centradas en sus estudios y por el momento eso es lo primero», afirma Svedin. «Son pequeñas cosas que hacen porque les gusta, pero solo como hobby», añade su esposo.

Hace tres años, la mayor de las tres hermanas abandonó el nido familiar para estudiar Biomedicina en Londres. «Para nosotros es dura su ausencia, pero hace bien; al final de cuentas, los padres no deberían estar siempre detrás de los hijos», explica el futbolista. Y, aunque todavía no lo tiene del todo claro, parece que la mediana entrará también el año que viene en el mundo de la Medicina. «Ahora que ya me hago mayor, estoy es sumando puntos con ellas para que me cuiden en un futuro», agrega entre risas.

Figo y Svedin forman uno de los matrimonios más estables del panorama nacional. Con tres hijas y más de veinte años de amor a sus espaldas, ambos coinciden en que el secreto está en respetarse y apoyarse mutuamente, además de «no dejar que se apague la pasión». El hecho de no haber tenido ningún varón ha hecho que el futbolista siempre viviese «como un rey en casa», tal y como confiesa su mujer. Aunque «a veces tengo que salir a tomar el aire», le corrige divertido el deportista.

Desde su retirada de los estadios en 2009, Figo se ocupa de sus negocios fuera del terreno de juego desde su chalé situado en las inmediaciones de la calle Arturo Soria de Madrid. Una casa en la que el futbolista portugués y su esposa decidieron establecer su residencia para criar a sus hijas. «Las tres han nacido y crecido en España y sienten que sus raíces están aquí. Además, tenemos la suerte de que nuestras familias vienen a visitarnos muy a menudo», concluye Svedin.