Vida

Los Falcó escenifican su unión frente a la soledad de Esther Doña

Los Falcó escenifican su unión frente a la soledad de Esther Doña

Tras la muerte del marqués de Griñón, sus hijos permanencen tan unidos como siempre

Con impotencia por no poder coger de la mano a su padre o darle un último beso de despedida; con rabia por saber que pasó sus últimos días solo y aislado. Así se sintieron Manolo, Xandra, Tamara, Duarte y Aldara Falcó el pasado 20 de marzo. Carlos Falcó, V marqués de Griñón, falleció el pasado 20 de marzo en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid a causa de la epidemia del Covid-19. Su muerte conmocionó a la aristocracia española y a la sociedad en general al convertirse en el primer rostro conocido que nos decía adiós a causa del coronavirus.

Cuando los hermanos Falcó recibieron la llamada del hospital el pasado viernes, todo se derrumbó. Tamara, la hija más mediática del marqués de Griñón, apagó el teléfono y desconectó de su cuenta de Instagram, donde esa misma mañana había publicado una foto con su padre para felicitarle por el día de San José. Pasó el fin de semana en la casa arropada por su madre Isabel Preysler, Mario Vargas-Llosa y su abuela Beatriz. Fernando Verdasco y Ana Boyer también se encontraban en el chalet de Puerta de Hierro con el pequeño Miguel, el ahijado de Tamara. El lunes por la tarde, tal y como dictan los protocolos de esta crisis sanitaria, Tamara acudió al Crematorio Sur de Madrid para darle el último adiós a su padre. Asistió a la incineración con sus hermanos Xandra y Manolo, quien voló desde su residencia en Londres a Madrid para estar con sus hermanas en ese doloroso momento. Fue un adiós triste -ataviados con mascarillas y guantes-, donde no pudieron darse ni un abrazo.

Mientras los hijos mayores de Falcó se despedían de su padre, Esther Doña (su cuarta esposa), permanecía aislada en el piso que él alquiló hace unos meses en el centro de Madrid recuperándose del contagio por el virus. Además de las llamadas de pésame de familiares y amigos, la malagueña atendió a la revista «¡Hola!», donde relató que la última semana se había comunicado con su marido a través de videollamadas, donde le dijo: «Voy a luchar por ti, voy a luchar por pasar aún muchos años contigo».

Carlos Falcó y Esther Doña - UAT

Horas después de que la publicación llegase a los quioscos, Tamara rompió su silencio en Instagram publicando la imagen que ilustra este artículo, donde aparece Carlos Falcó con sus cinco hijos. «Desde la familia Falcó queremos dar las gracias a todas las personas que nos habéis mostrado tanto cariño y apoyo durante estas últimas semanas», comenzó diciendo. Que los hijos del marqués de Griñón y Esther Doña mantienen las distancias desde que ella se casó con Falcó en 2017 no es nada nuevo.

Cuando la crisis sanitaria pase, todos se reunirán para esparcir las cenizas del marqués en Casa de Vacas, su finca de Toledo. Según ha podido saber ABC, en los últimos años esta propiedad se la fue comprando Manolo Falcó a su padre para que tuviera liquidez. Su otra casa, el Palacio El Rincón, en la madrileña Aldea del Fresno, figura a nombre de los hermanos Falcó. Esther Doña, al parecer, renunció a la herencia de su marido cuando se casó con él. Habrá que esperar para saber si le quedará algún tipo de renta para seguir viviendo.