Vida

Los empleados de Isabel II temen una oleada de despidos masivos

Los empleados de Isabel II temen una oleada de despidos masivos

La crisis provocada por el coronavirus y la incertidumbre sobre el regreso de la monarca a Palacio han hecho saltar las alarmas

La Reina Isabel II se se trasladó el pasado mes de marzo a su residencia favorita, el Castillo de Windsor, una semana antes de lo previsto de cara a las fiestas de Pascua. La monarca abandonaba su residencia habitual, en el Palacio de Buckingham, para instalarse en la de de Berkshire, donde tendría menos contacto con personas del exterior y disfruta aún a día de hoy de la naturaleza y sus jardines con mayor seguridad.

La Casa Real estaba muy preocupada por el avance del coronavirus y las consecuencias que podría tener esta enfermedad en Isabel II, que a pesar de gozar de una salud de hierro, recientementé celebró su 94 cumpleaños. Ahora, aunque parece que la pandemia está más «controlada», se estaría barajando la posibilidad de que la monarca permanezca más tiempo en Windsor, lo que ha puesto en alerta a muchos de los empleados en Palacio, cuyos servicios ya no serían imprescindibles. Todo sumado, claro está, a la situación de crisis económica que ha traído consigo la pandemia.

La Reina Isabel II y su marido, en el exterior del Catillo de Windsor

«Incluso ahora cuando las medidas de confinamiento se han disminuido, la distancia scial y el cambio de actitud a la hora de planear un viaje aumentan la probabilidad de que el número de visitantes se reduzca por algunos años», explica Lord Chamberlain, responsable de la Royal Household, en un comunicado reproducido en «The Telegraph». La situación, explican, pasa ahora por la congelación de los sueldos, incertudumbre en los planes de pensiones y la posibilidad de despidos voluntarios.

El tema de la residencia de la Reina, también ha generado cierto revuelo, incomodidad y temor entre los empleados. «La situación es que el palacio de Buckingham no abrirá pronto, lo que significa grandes consecuencias para el personal. La Reina planea pasar su verano en Balmoral como acostumbra, pero después de eso se cree que regresará al castillo de Windsor. Lo que esto significa para el personal en Londres lo puede adivinar cualquiera. Muchas personas temen perder sus empleos», señala otra persona, tal y como recoge «Vanity Fair».

Lord Chamberlain se lamenta ante sus empleados en el citado comunicado oficial: «Entendemos la ansiedad que muchos de ustedes tienen respecto al futuro. Estas decisiones no han sido nada fáciles pero son el resultado de una meticulosa consideración y una forma de explorar todas las opciones. Sin embargo la desafortunada realidad es que estamos viviendo tiempos extraordinarios, que requieren respuestas extraordinarias».