Vida

Los Duques de Sussex, dispuestos a costearse sus gastos de seguridad

Los Duques de Sussex, dispuestos a costearse sus gastos de seguridad

Meghan Markle y el todavía Príncipe Harry aún tienen que determinar cómo se gestionará su protección internacional cuando su salida de la Casa Real se haga efectiva

Han sido innumerables las cuestiones que han surgido a raíz de la «renuncia institucional» de los todavía Duques de Sussex, Meghan Markle y el Príncipe Harry, que han tomado la decisión sin precedentes de desvincularse de la Familia Real británica para emprender una nueva vida alejados del foco mediático. La Reina Isabel II, tras convocar una reunión de emergencia en Sandringham, emitió un comunicado en el que concedía a su nieto y su nuera su deseo de ser « financieramente independientes», entre otras muchas cosas que implica el acuerdo.

Su «salida» oficial de la institución llevará todavía un poco de tiempo -se hará efectiva la próxima primavera- pero para entonces tendrá que solucionarse un asunto de peso que todavía tienen pendiente: la financiación de su seguridad privada. Hasta este momento se pagaba con fondos públicos provenientes de los contribuyentes británicos, y ahí es donde se abre ahora el interrogante, ya que desde Buckingham aún siguen estudiando el asunto: «Existen procesos independientes bien establecidos para determinar la necesidad de seguridad financiada con fondos públicos».

Dado que a partir de ahora trabajarán para ganar su propio dinero, se ha especulado mucho sobre quién costeará estos gastos, que podrían ascender a 1,7 millones de dólares anuales. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se ofreció a costear la mitad para apoyarles durante el tiempo que pasen viviendo en su país, pero por el momento esta información no ha sido confirmada.

Según publica esta semana el «Daily Telegraph», los duques estarían considerando la idea de pagarse ellos mismos su escolta, utilizando un método similar al del exprimer ministro Tony Blair. De esta forma, reembolsarían a los contribuyentes los gastos correspondientes a la protección proporcionada en actos, viajes o compromisos que no estén relacionados con la realeza, informa una fuente al medio citado.