Vida

Los ángeles custodios de un crack llamado a destronar a CR7

Los ángeles custodios de un crack llamado a destronar a CR7

Con solo 19 años, Joao Félix se convierte en la estrella del Atlético

La locura se ha desatado en el Madrid rojiblanco del Estadio Wanda Metropolitano con el ilusionante fichaje deJoao Félix. Tiene solo 19 años y es el nuevo «príncipe» del fútbol portugués, el heredero del trono de Cristiano Ronaldo. De hecho, ya supera a su ídolo en cuanto a su coste: los 126 millones de euros que paga el Atlético por el hasta ahora jugador del Benfica lo convierten en el más caro en la historia de los traspasos con punto de partida en el país vecino.

Su aspecto aniñado desvela que es un diamante aún por pulir y, de momento, no ha entrado en la espiral de vida nocturna que persigue a varios cracks mundiales, con Neymar a la cabeza.

Pero, ¿quién se esconde detrás de esa apariencia frágil? Un chico procedente de Viseu, a solo 80 kilómetros de Aveiro, donde nació en el seno de una familia de clase media alta. Su padre, Carlos Sequeira, ejerció como preparador físico e incluso como entrenador de infantiles. De modo que ha «mamado» fútbol desde que era pequeño. Sus orígenes en su deporte favorito hunden sus raíces en un club modesto llamado Os Pastilhas, de donde saltó a las categorías inferiores del Oporto con únicamente ocho años. Según cuenta Rui Viegas (experto luso en el Benfica) a este periódico, «ya estaba siendo observado entonces». Su talento despuntaba sobremanera y era un niño muy responsable. Cinco años duró su trasiego diario: vivía en Viseu y jugaba en Oporto, adonde le llevaba su padre con gran paciencia. La misma persona que ahora se turnará con su madre para cuidar de la emergente perla de la familia.

Joao Félix y su familia - ABC

Su madre, Carla, se encuentra en Madrid a su lado, para que no le falte de nada y pueda adaptarse rápido a la competitiva liga española. Estará con la joven promesa hasta Navidad, fechas en las que tomará el relevo su padre para que Carla pueda permancer en Lisboa al cuidado de su otro hijo, Hugo, también futbolista en el Benfica. Los dos hermanos vivían en la residencia de la Academia de Seixal, 25 kilómetros al sur de Lisboa, donde se van curtiendo los chavales que integrarán la primera plantilla del club.

Al final de esta temporada, Félix se mudó a su propio apartamento para continuar con su brillante futuro como media punta, que ha impulsado el hecho de entrar a engrosar la lista de clientes de Jorge Mendes, el agente futbolístico más influyente del mundo, que también representa a José Mourinho y al propio CR7. Así se explica la estratosférica cotización de Joao Félix, después de una temporada de ensueño en el Benfica y con la vista puesta en la Eurocopa 2020, donde Portugal optará al título.

En el Atlético están preocupados por proteger entre algodones al icono llamado a sustituir aGriezmann en el corazón de unos aficionados que tildan al francés de «traidor» por negociar con el Barça, y que Félix coseche muchos éxitos con el equipo.