Vida

Lila Grace Moss, una debutante en la élite de las pasarelas

Lila Grace Moss, una debutante en la élite de las pasarelas

La hija de la incombustible Kate Moss abre su propio camino en la industria

Hace apenas un par de meses, su piel enrojecida al descuido del inmisericorde sol de Formentera mostraba más a la adolescente que todavía es que a la top-model que aún está por hacer. Pero su participación en el desfile de Primavera-Verano 2021 de Miu Miu por obra y gracia de Miuccia Prada, esta semana, ha sido el debut más comentado de los últimos tiempos, solo comparable al de Kaia Gerber en Versace cuando tenía 17 años; eso sí, Kaia fue de la mano de su madre, la eterna Cindy Crawford. En el caso de LilaGrace Moss ha tenido que esperar a la mayoría de edad para recibir el visto bueno de su progenitora, Kate Moss, quien, al parecer, ni siquiera mantiene una relación con Miuccia Prada más allá de lo estrictamente profesional. «Gracias por permitirme debutar en el show soñado», escribió la joven Moss en su perfil de Instagram en alusión directa a Miuccia.

Más allá de una cuestión de solvencia o de influencia, Lila Grace Moss ejemplifica, una vez más, que la élite de las modelos está en parte dominada por una serie de clanes: Gerber-Crawford, Hadid, Kardashian-Jenner... y, ahora, Moss (Lottie, hermana de Kate, también se ha abierto camino).

Kate Moss y su hermana Lottie en el front row de un desfile - EFE y GTRES

Un padre editor

Lila Grace Moss es fruto de la relación sentimental entre su célebre madre y el editor de revistas de moda Jefferson Hack. Y aunque el de Miu Miu ha sido su bautizo en los desfiles de moda, su primera sesión de fotos la realizó en compañía de su madre para la cámara de Mario Sorrenti para una portada de «Vogue Italia». Por aquel entonces era una cría de 14 años y poco más pudo hacer salvo su primera campaña publicitaria junto a su buena amiga la cantante Stella Jones y un posado de excepción para Marc Jacobs Beauty. Todos esperaban un ascenso meteórico de Lila y, de hecho, firmó con la agencia de su madre y su padre le reservó la portada de «Dazed & Confused».

Pero Kate Moss puso el freno a su hija a tiempo y se opuso firmemente a que trabajara antes de cumplir los 18 años.

Kate Moss con su hija, Lila Grace, el pasado agosto en Ibiza

Según contó el propio Marc Jacobs a la revista «W» el pasado verano, «Lila estaba llegando a esa edad en la que una hija se rebela y Kate sintió que debía abrir algo su mano», en referencia al recordar aquella sesión para la campaña de fragancias Perfect. «Kate no permitía que Lila participara en cualquier campaña publicitaria, de la misma manera que Cindy Crawford no permite que Kaia Gerber haga cualquier cosa».

Sin ninguna duda, el show de Miu Miu del pasado martes es el mayor hito de la incipiente carrera de la más pequeña de las Moss, quien, en su empeño en ser tomada en serio como profesional y no como una mera «hija de...», aprovechó bien la oportunidad de desfilar (a puerta cerrada, eso sí) con otras otras 40 modelos en el desfile de Miu Miu.

Ver los comentarios