Vida

Las tres mujeres en la vida de Plácido Arango

Las tres mujeres en la vida de Plácido Arango

La única historia de amor que realmente el empresario vivió durante toda su vida fue con el Museo del Prado

Ayer falleció a los 88 años Plácido Arango Arias, fundador del grupo Vips y expresidente de la Fundación Príncipe de Asturias y del Real Patronato del Prado. Los Reyes enviaron a su familia sendos telegramas. Don Felipe y Doña Letizia recordaban «su compromiso con España y México», así como su «cercanía y lealtad». Don Juan Carlos y Doña Sofía expresaron su pésame y rememoraban «los gratos momentos compartidos» y su «servicio generoso a España y a la Corona».

El empresario, nacido en Tampico en 1931, se casó en primeras nupcias con Maite García-Urtiaga, con quien tuvo a sus tres hijos: Plácido -actual consejero delegado en el Grupo Vips-, Francisco -reconocido cineasta- y Maite -videpresidenta de la ONG Hazloposible.org-.

Paco Arango, hijo del empresario - EP

Tras separarse de su primera mujer y madre de sus tres únicos hijos, el empresario mantuvo una relación de 17 años con Cristina Macaya, viuda del empresario millonario Javier Macaya. La expresidenta de la Cruz Roja es conocida por organizar las fiestas más divertidas de Mallorca. En su finca ha recibido a personalidades como Bill Clinton o el duque de Kent. Además de colaborar en la Cruz Roja, la «socialité» está muy involucrada en «Proyecto Hombre», una organización benéfica que busca un futuro profesional para todas aquellas personas que han conseguido superar sus adicciones y salir del oscuro mundo de las drogas.

Desde hace más de una década y hasta el día de su fallecimiento, Arango Arias compartía su vida con la artista Cristina Iglesias. Alejado de los negocios, el arte y su pasión tomó un nuevo protagonismo en su día a día vivido junto a la escultora, Premio Nacional de Artes Plásticas en el año 1999. La pareja se conoció gracias a la pasión que ambos compartían: el arte. Él era patrono del Museo del Prado y ella artista. Siempre han sido muy celosos de su vida privada, aunque de vez en cuando se les podía ver juntos acudiendo a alguna exposición mediática.

La pareja de Plácido Arango, Cristina Iglesias, acude al tanatorio junto a su hija Lucía Muñoz Iglesias para despedir al empresario - EP

La única historia de amor que realmente Plácido Arango vivió durante toda su vida fue con el Museo del Prado. En 1986 fue designado vocal del Patronato del museo y en 1991 donó al museo los 80 grabados de la primera edición de los «Caprichos», de Goya. «El Museo del Prado hoy está de luto. Un día plomizo de febrero ha fallecido Plácido Arango, quien fuera Presidente del Real Patronato de esta Institución (2007-2012), miembro de su Patronato durante más de veinte años y, sobre todo y ante todo, un amante de la cultura, del arte y de la vida», escribió ayer, a través de un comunicado, la institución a la que dedicó buena parte de sus esfuerzos.