Vida

Las novias gastan más en el vestido de boda pese a la crisis del coronavirus

Las novias gastan más en el vestido de boda pese a la crisis del coronavirus

La importancia del vestido de novia sigue siendo una decisión vital en una boda

Amandine Ohayon, CEO de Pronovias Group, considera que debido al coronavirus ha habido un desgaste del lujo «muy grande», pero, a pesar del ello, según los datos de la compañía, las novias están gastando más este verano en su vestido nupcial que el año pasado.

Como en otros años, no se repara en gastos ante la celebración de un enlace, comenta Amandine Ohayon quien ha asegurado que en 2020 se compran vestidos más caros que el año pasado: en junio, un cinco por ciento y, en julio, un quince más con respecto al año anterior. «Se trata de una decisión emocional», ha explicado .

Ohayon asegura que la importancia del vestido de novia sigue siendo vital en una boda. «La crisis sanitaria lo ha cambiado todo. Ahora hay menos tiempo para la superficialidad y más para las cosas que importan», una razón por la que esta compañía líder en ventas quiere «defender» sus valores.

«Las bodas han cambiado, pero se siguen celebrando», añade la CEO, que señala que en el punto más duro de la pandemia las celebraciones se pospusieron, pero ahora el número de enlaces ha vuelto a subir «lo que resulta bastante alentador». «El amor no se puede cancelar», dice.

La situación sanitaria no ha sido la misma en todos los países y asegura que las cancelaciones solo supusieron un uno por ciento de los vestidos de novia, «aunque sí se pospusieron las pruebas».

Ahora observan que muchas de las bodas son digitales, retransmitidas a los invitados que no pueden estar, o al aire libre para cumplir con la normativa de aforo, con menos invitados y distancia social.

Opciones que se suman a las «bodas ecofriendly» que condicionan la elección del vestido, razón por la que ahora ganan los diseños sencillos, «minimalistas». «Lo fundamental es que la novia tenga el vestido» y si para ello tiene que probárselo con mascarilla lo hace, de la misma manera que también mantienen citas virtuales con amigas o familiares durante la elección del vestido, según ha señalado Ohayon en una conversación virtual con diferentes medios.

Las redes sociales son el punto de referencia de las novias cuando llegan a la tienda y un número importante solicita que los vestidos se adapten a la estación en la que se va a celebrar el enlace.

En España, se ofician al año 170.000 bodas, según el INE. La mayoría de ella se concentran entre abril y octubre y el presupuesto medio ronda los 20.500 euros, según datos de un estudio elaborado por el portal Bodas.net en colaboración con EsadE y Google.

El sector de la moda nupcial genera unos 350.000 empleos directos, factura alrededor de 6.000 millones de euros anuales y calcula unas pérdidas de alrededor de 3.500 millones a causa de la crisis del coronavirus, según el citado portal.