Vida

Las joyas de Cristina Kirchner: lujos de la futura vicepresidenta

Las joyas de Cristina Kirchner: lujos de la futura vicepresidenta

En sus últimas apariciones públicas, se la vio nuevamente portando costosos accesorios importados

«La Evita que me impresionó fue la que estaba vestida con joyas», decía con admiración Cristina Fernández de Kirchner meses atrás, durante la campaña electoral de su país, del que será vicepresidenta a partir del 15 de diciembre cuando asuma la presidencia el político elegido el domingo pasado en Argentina, Alberto Fernández. Cuando la exmandataria pronunció estas palabras era pleno invierno en el otro hemisferio y la candidata asistía a un homenaje a la fallecida Eva Perón con un «look» relajado, vistiendo un poncho y sin muchos lujos.

Sin embargo, en sus últimas apariciones públicas –especialmente la semana pasada, cuando dio un discurso de agradecimiento a los argentinos por su apoyo en las votaciones luciendo un reloj de oro-, se la vio nuevamente portando costosos accesorios importados. Es así que volvieron a resurgir en el país del mate las críticas por su ostentación en una nación que se encuentra sumida en una grave crisis, con un nivel de pobreza que azota a más del 30% del país.

Cinco años atrás, Sergio Hovaghimian, dependiente de la lujosa joyería porteña Jean-Pierre, estimaba los gastos en accesorios de la expresidenta en unos 2,5 millones de euros. El mismo empleado –que aseguraba, además, que estas adquisiciones se habían hecho «en negro»- había revelado a la revista local Noticias que la exmandataria destinaba hasta un millón de dólares anuales (850.000 euros) a gargantillas de perlas «South Sea» (“de los Mares del Sur”) cuando aún estaba en funciones dentro de la Casa Rosada.

Lujo en la corte

En mayo de este año, Fernández de Kirchner asistía a declarar en los juicios en su contra con artículos que destacaban por su valor. La prensa local, que centraba su análisis en el procedimiento judicial, se detuvo también el show de joyas que se montó en plena sala. Algunas de los que los medios detectaron fueron un reloj Rolex de oro –de un modelo llamado Presidente- de un valor superior a los 17.000 euros y un bolso de la firma Lady Dior, cuyo precio ronda los 2.000 euros. Otro de los costosos accesorios que lució la expresidenta en una de sus apariciones públicas fue una cruz de oro de Tiffany & Co.

A comienzos de este año, un informe del diario El Cronista revelaba que tanto Fernández de Kirchner como la primera dama argentina Juliana Awada poseían una gran colección de bolsos de marcas internacionales del mismo valor que lo que cuesta un piso de dos ambientes en la ciudad de Buenos Aires. «Cristina Kirchner contabiliza carteras (bolsos) por un total de u$s115.678 – más de 103.000 euros- de marcas francesas, italianas e inglesas como Dior, Hermes, Louis Vuitton, Gucci y Chanel», señalaba el artículo. Entre los bolsos favoritos de Fernández de Kirchner se destacaba un modelo Birkin de la marca Hermes de cuero de cocodrilo violeta valuado en unos 35.000 dólares -31.374 euros-. Sus bolsos de Louis Vuitton también llamaron la atención de la prensa argentina apenas la política asumía la presidencia.

Los relojes de lujo son otra de sus pasiones. En 2008, el diario Perfil revelaba que la mandataria lucía un modelo Rolex valuado en 20.000 dólares –casi 18.000 euros-, que combinaba con anillos de 18 quilates de un precio de 10.000 dólares – unos 9000 euros-. Habrá que esperar unos meses para ver si, en su retorno al gobierno, la expresidenta evita el exhibicionismo en sus joyas, ahora que el país atraviesa una situación dramática. Al menos, por una cuestión de Marketing político.