Vida

La tensa relación entre Máxima de Holanda y su suegra

La tensa relación entre Máxima de Holanda y su suegra

La pareja se conoció durante la Feria de Abril de Sevilla y desde el anuncio de su compromiso, la joven sufrió el acoso de los curiosos, la persecución de los fotógrafos y fue las 24 horas del día objetivo permanente de los medios, que la apodaron como «la princesa porteña»

A finales de marzo de 2001, la Reina Beatriz de Holanda anunció el compromiso oficial del Príncipe de Orange, Guillermo Alejandro, con la joven argentina Máxima Zorreguieta, un enlace que se celebró el dos de febrero de 2002 en la capital holandesa y que venía envuelto de polémica por el pasado del padre de la novia, Jorge Horacio Zorreguieta, que fue ministro de Agricultura durante la sangrienta dictadura del general Jorge Videla, que no asistió a la boda para no causar ningún inconveniente a su hija en su nueva vida.

Entonces, la Monarquía y, en particular, la Reina Beatriz gozaba de una gran popularidad, hasta el punto de que una de las mayores fiestas nacionales es precisamente el Día de la Reina. Sin embargo, durante meses, la clase política, la prensa y la opinión pública estuvieron discutiendo las cuestiones éticas que planteaba la filiación de la joven, si debería hacer una declaración para distanciarse de las actividades políticas de su padre e incluso su matrimonio tuvo que ser sometido a la aprobación del Parlamento holandés. Máxima Zorreguieta obtuvo la nacionalidad holandesa por real decisión del 17 de mayo, condición exigida para contraer matrimonio con el Príncipe heredero.

AP

La pareja se conoció durante la Feria de Abril de Sevilla y desde el anuncio de su compromiso, la joven sufrió el acoso de los curiosos, la persecución de los fotógrafos y fue las 24 horas del día objetivo permanente de los medios, que la apodaron como «la princesa porteña». Los diarios y la televisión daban cuenta de sus salidas y de las actividades de su familia, entrevistaban al chico del supermercado, a la dependienta de la papelería y tomaban imágenes de la joven almorzando con unas amigas o saliendo del modista.

Aprobación de la Reina Madre

La relación de Máxima con su suegra no ha sido siempre tan buena como ahora. Al principio de su relación con el Príncipe, la Reina Madre no veía con buenos ojos a la novia de su primogénito. Un secreto que ha desvelado esta semana el diplomático israelí y amigo de la familia Avi Primor en el documental «De zware jas van Beatrix», emitido con motivo del 40 aniversario de la coronación de Beatriz como Reina de Holanda. En el documental se desvela que el Príncipe Claus, difunto marido de Beatriz, tuvo que mediar entre las dos mujeres con una cena sorpresa en la que la joven logró la aprobación de su suegra.

EPA