Vida

La supermodelo Stella Tennant se suicidó al «resultarle imposible seguir adelante»

La supermodelo Stella Tennant se suicidó al «resultarle imposible seguir adelante»

La top británica, de familia aristocrática, falleció el 22 de diciembre poco después de cumplir 50 años

Fue un rara avis en la edad dorada de las supermodelos. Cuando las curvas de Claudia Schiffer, la piel de ébano de Naomi Campbell y el sensual lunar sobre la boda de Cindy Crawford arrasaban en las pasarelas y las portadas de las mejores revistas de moda, entró en escena una mujer elegante como pocas, singular, dueña de unas aristocráticas maneras y un estilo impecable, y con la androginia como bandera. Corría la década de los 90 y Stella Tenannt se convirtió en un icono.

El 22 de diciembre de 2020, poco después de cumplir los 50 años, la familia de la modelo británica anunciaba su fallecimiento a través de un comunicado que dejó helada a la industria de la moda. Se dijo que la muerte había sucedido de manera repentina en su casa de Escocia, y poco más se aclaró. Este miércoles, y a través de otro comunicado remitido al diario londinense «The Telegraph», la propia familia de la modelo aclaraba que Tenannt se había quitado la vida debido a los trastornos mentales que padecía desde hacía tiempo.

«Stella llevaba tiempo sintiéndose mal. Sentimos profundamente que le resultara imposible seguir adelante, a pesar del amor de aquellos cercanos a ella. Mientras llora su pérdida, la familia de Stella renueva su sentida petición de que continúe el respeto por su intimidad», reza el texto remitido a «The Telegraph», en el que también se agradece «la lluvia de mensajes de pésame y apoyo» que han recibido desde que se conoció la muerte de la top. «Era un espíritu bello al que sus amigos y familiares cercanos adoraban, una mujer sensible y talentosa cuya creatividad, inteligencia y humor conmovió a muchos».

McQueen y Blow

El nombre de Tennant se suma, pues, a una triste nómina de grandes nombres de la moda británica que no pudieron lidiar con la depresión, como Alexander McQueen, fallecido en 2010, o la editora Isabella Blow, en 2007. Como ellos, Stella Tennant destacó por su singular personalidad.

Casada con el fotógrafo David Lasnet y madre de cuatro hijos (Marcel, Cecile, Iris y Jasmine), hunde sus orígenes en dos aristocráticas sagas: su padre era Tobias Tennant, hijo del segundo Barón Glenconner; su su madre, Lady Emma Cavendish, hija del XI Duque de Devonshire y de Deborah Mitford, la menor de las célebres hermanas Mitford. Tennant se crió en una granja escocesa y estudió en el Marlborough College, un internado del condado de Wiltshire (Inglaterra).

Graduada en la escuela de Arte de Winchester, abandonó la escultura cuando fue fichada por Karl Lagerfeld en 1993, quien le ofreció su primer y gran contrato para Chanel. El káiser de la moda se había fijado en ella cuando fue descubierta por la periodista de moda Plum Sykes. Steven Meisel, quien la retrató para la portada de la edición británica de «Vogue», apuntaló su leyenda: Stella fue la primera modelo que posó con la nariz perforada (cuentan que se negó a quitarse el piercing pese a la insistencia de los editores de la publicación, lo que encantó al propio Meisel).

A lo largo de su breve carrera sobre las pasarelas, desfiló, además de Chanel, para Burberry, Versace, McQueen o Gaultier. También desfiló en la pasarela Cibeles. Su boda con Lasnet, en 1998, la retiró de la industria, a la que solo regresaba en momentos puntuales. Y cabe señalar que el su minimalista vestido de novia obra del alemán Helmut Lang marcó tendencia.

Tras la noticia de su fallecimiento, cuentan algunos medios que atravesaba una profunda crisis matrimonial, lo que le había sumido en una depresión. El comunicado de su familia aclarando mínimamente las causas de su muerte llega ahora para «crear una conciencia social» sobre los problemas de salud menta.

Ver los comentarios