Vida

La revalorización de Úrsula Corberó

La revalorización de Úrsula Corberó

Son varios los factores que han llevado a la joven a expandir su fama por fuera de las fronteras españolas

Tiene apenas 30 años y su rostro es conocido en los rincones más recónditos del planeta. Con el paso del tiempo, la actriz Úrsula Corberó ha logrado conquistar audiencias de infinitos países y se ha transformado en todo un icono internacional que combina rebeldía, belleza y talento. Son varios los factores que han llevado a la joven a expandir su fama por fuera de las fronteras españolas: entre ellos, el papel de Tokio en la exitosa serie adquirida por Netflix «La Casa de Papel»– que ha superado los 34 millones de espectadores en todo el mundo-, su estilo muy personal que las firmas internacionales han sabido valorar y, por supuesto, su rol de influencer, ya que en su cuenta oficial de Instagram la actriz supera actualmente los 20 millones de seguidores.

Todos esos elementos han llevado a que la joven española, que a sus jóvenes 13 años ya soñaba con actuar –y hasta con cantar-, se haya transformado en portada de revistas de prestigio mundial y embajadora de importantes firmas de lujo. Pero su marca personal también ha sido fruto de su trabajo: con el paso de los años, la actriz ha modificado su estilo, añadiendo un tinte más glamoroso que la ha convertido en la nueva musa del ámbito de la moda.

De Tokio al mundo

Cada vez que habla de su personaje Tokio, Úrsula se muestra sorprendida de su impacto a nivel internacional. Y, si bien la actriz catalana tiene mucho que agradecer a la serie, ella ha sido también muy efectiva a la hora de potenciar su imagen y hacer uso de la visibilidad que le dio ese rol, aprovechando su caudal de seguidores para promocionarse y expandir su carrera.

Con seguidores provenientes de todas partes del planeta, Úrsula comparte en las redes sociales sus fotos de campañas para distintas marcas y algunas escenas cotidianas junto a su pareja Ricardo «Chino» Darín. Cada una de sus publicaciones suele recibir la aprobación y el «me gusta» de al menos un millón de personas de diferentes países. En el último año, la actriz ha duplicado su cantidad de seguidores, pasando de 10 millones a 20 millones de «followers» en Instagram.

Su incursión en la moda

Su talento y éxito en las redes sociales han impulsado a la intérprete al terreno de la moda. De hecho, cada vez son más las marcas extranjeras que apuestan por la actriz para sus campañas publicitarias. Sin ir más lejos, en las últimas semanas Úrsula se ha transformado en la musa inspiradora de la firma francesa Jacquemus, que la ha escogido como modelo para presentar su nueva colección de prendas de este verano. La misma compañía que a comienzos de mayo había posado sus ojos en la cantante Rosalía, ahora pensó en Corberó para su línea «Jacquemus at Home». De esta manera, la actriz ibérica –ya conocida en el país galo a partir de su rol en «La Casa de Papel»- vuelve a tener presencia en los medios franceses, esta vez de la mano de la marca.

Pero no es éste el único país fuera de España que ha visto en la actriz una modelo en potencia. Apenas dos años atrás, la prestigiosa firma italiana de joyas Bvlgari también la escogió como su embajadora en España y la transformó en protagonista de su colección Fiorever. Este fue considerado el primer gran salto de su imagen de marca a nivel internacional.

Otras de las firmas de renombre mundial para las que ha trabajado la actriz son Springfield o Maybelline. No solo las empresas ha posado su interés en ella: organismos mundiales de la importancia Greenpeace la han seleccionado para campañas de tinte ecologista. Además de su uso publicitario, Úrsula también aprovecha sus 20 millones de seguidores –que bien supo ganarse- para expresarse y dar a conocer sus ideas.