Vida

La Reina prohibe a Harry y Meghan usar la marca Sussex Royal

La Reina prohibe a Harry y Meghan usar la marca Sussex Royal

El Príncipe Harry y Meghan Markle anunciaron su decisión de «dar un paso atrás» como miembros senior de la Familia Real británica el pasado mes de enero

Cuando el Príncipe Harry y su esposa Meghan Markle anunciaron que dejarían de ser miembros senior de la Familia Real británica, es probable que no esperaran que la Reina acabara por hacerles un «Megxit» tan duro como el que finalmente puso final a la crisis, apartándolos por completo de sus deberes como representantes de la monarquía, dejándolos sin ningún tipo de asignación de dinero público y obligándolos a renunciar a sus títulos de «alteza real». Además, el acuerdo final también contempla que tendrán que devolver los casi tres millones de euros de la reforma de su vivienda de Frogmore Cottage. Pero la cosa no acabó allí, ya que la nueva noticia es que además tendrán prohibido usar su marca registrada Sussex Royal, y con la que se identifican en su página web y en sus redes sociales.

Los Duques de Sussex y su hijo Archie, de nueves meses, se han mudado ya a Canadá, donde según sus palabras pretenden vivir una vida «más tranquila» alejados de los focos, pero antes de irse ya habían registrado su marca con el fin de explotarla comercialmente. Para ello, incluyeron más de un centenar de categorías de productos, que van desde joyería y bolsos hasta artículos deportivos, así como merchandising, camisetas, bolígrafos e incluso cervezas. Asimismo, el registro incluye también servicios educativos y de gestión de fondos para obras e instituciones de caridad. Y es que la cuestión de deshacerse de los títulos como Duque y Duquesa de Sussex no parecía estar en los planes de la pareja, pero una cosa es que puedan mantenerlos y otra que Isabel II les permita lucrarse con ello. Algunos expertos citados por medios británicos habían cifrado en más de 700.000 euros las posibles ganancias que podrían obtener con el uso de la marca solo en su primer año tras el divorcio con los Windsor y el diario «The Guardian» estima que el valor de la marca alcanzaría los 400 millones de euros.

Sussex Royal es también el nombre con el que bautizaron a su organización benéfica: Sussex Royal, The Foundation of the Duke and Duchess of Sussex (Sussex Royal, la fundación del Duque y la Duquesa de Sussex), que presuntamente sería lanzada en abril y que estaría inspirada en las de otros famosos como sus amigos íntimos Barack y Michelle Obama, o la de Bill y Melinda Gates. Y aunque no se conoce el número exacto, se sabe que tras el despido de 15 empleados en el Reino Unido, los duques estaban empezando la contratación de nuevo personal para dicha fundación.

Pero los planes podrían verse frustrados ahora que, según reveló el periódico británico «The Daily Mail», la monarca le ha prohibido a la pareja el uso de la palabra Royal en su marca, ya que tras el Megxit no ejercerán más como representantes de la realeza. Tanto su página web como su cuenta de Instagram mantienen por el momento el nombre, pero se espera que en los próximos días eso cambie. Ya se sabe que la Reina es ante todo una mujer muy pragmática, que busca soluciones rápidas, y la crisis del Megxit es el mejor ejemplo. Así que la pareja tendrá necesariamente que buscar una nueva marca y hacer una enorme labor de marketing para posicionarla ante el público, como ha sido el caso de Sussex Royal, en la que han invertido miles de euros. Una fuente de Buckigham citada por el diario declaró que «en muchos sentidos, esto es inevitable dada su decisión de renunciar, pero seguramente debe ser un duro golpe para ellos, ya que lo han invertido todo en la marca de Sussex Royal».