Vida

La Princesa de Asturias, un estreno emocionante, elegante y sobrio

La Princesa de Asturias, un estreno emocionante, elegante y sobrio

Para su primer discurso en Asturias lució un elegante e impecable vestido azul claro de falda tableada

El día comenzó con el acto de entrega de las medallas a los premiados en el Hotel Reconquista, durante el cual la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía vistieron de azul y rosa, mientras que la Reina escogió un espectacular y muy curioso modelo con apliques de Pertegaz, una marca que no utilizaba desde que en 2004 el maestro de Olba la vistiese para su boda. Aunque Pertegaz está ahora en manos de nuevos propietarios, la compañía textil licenciataria de la marca es Jealfer, se trata de un buen gesto de Doña Letizia a una casa de costura con la que llevó a cabo su gran estreno como Princesa de Asturias. A buen seguro que Purificación Alonso, que lidera Jealfer, estará feliz. Doña Letizia acompañó su precioso vestido con zapatos de tacón negros destalonados, con su ya habitual anillo de Karen Hallam y con los pendientes de diamantes que Don Juan Carlos y Doña Sofía le regalaron por su boda.

Para el acto oficial de los Premios Princesa de Asturias en el Teatro Campoamor, la Reina eligió un atuendo más sobrio que en ediciones de otros años, quizás para otorgar el mayor protagonismo a su hija Leonor. No obstante, se trataba de un modelo en seda roja de Felipe Varela, que la visitó con silueta Pagoda, largo midi, georgette drapeado y cintura cuajada de cristales bordados. De escote en uve y con unas sutiles hombreras, Doña Letizia lo combinó acertadamente con zapatos carmesí y un bolso de mano plateado. Sus impresionantes pendientes de rubíes y brillantes eran muy similares a los que Doña Sofía recibió de la familia griega Niarchos en el día de su boda con Don Juan Carlos.

EFE

La Princesa de Asturias llevaba un elegante e impecable vestido azul claro de falda tableada, mientras que la Infanta Sofía lució un vestido recto de tweed en tonos crudos, ambas con mangas francesas a mitad del antebrazo. Es una buena idea que Leonor y Sofía, por el momento y en los actos oficiales, lleven ropa a medida, para que no se pueda juzgar ni en un sentido ni en otro su elección. Lo más probable es que la manufactura haya corrido a cargo de las modistas de la Zarzuela, algo que sería lo más lógico. De otro modo también podrían ser sus [email protected] algunos de los modistos favoritos de la Reina, tanto alguno de a los que ha recurrido para ella misma como algún otro al que haya encargado atuendos para sus hijas en el pasado, como el duo de asturianas Nieves García Torres y Teresa Fernández Castro, que años atrás visitó a las dos hermanas.

Doña Letizia, con un vestido de Pertegaz - EFE

En manoletinas

Leonor llevaba manoletinas doradas que iban muy bien con su vestido, mientras que Sofía lucía un modelo plateado de punta redonda con lazo de cordón de Pretty Ballerinas. Las dos hermanas llevaron el cabello suelto y una amplia sonrisa no exenta de nervios. Lo verdaderamente emocionante de la velada fue el discurso de la Princesa de Asturias, declarándose española y asturiana, sonriendo, dando las gracias a Doña Sofía por su presencia y pronunciando alguna frase de bienvenida en un perfecto inglés. Un impecable estreno de elegante sobriedad.

Telma Ortiz, hermana de la Reina Letizia, y su pareja, el abogado Robert Gavin Bonna, exmarido de Sharon Corr, violinista del grupo The Corrs. - EFE