Vida

La dolorosa confesión de Francisco Rivera sobre los problemas con las drogas de Carmina Ordóñez

La dolorosa confesión de Francisco Rivera sobre los problemas con las drogas de Carmina Ordóñez

El hijo de «la divina» piensa que el gran problema de su madre fue que nunca quiso dejarse ayudar porque no quería recuperarse

Hace ya 16 años que Carmina Ordóñez apareció muerta en la bañera de su casa. Fue el 23 de julio de 2004 cuando Eva Carreño, una chica del servicio, encontró a «la divina», hija de Antonio Ordóñez y Carmen Cristina González. Pese al tiempo que hace que dejó este mundo, su huella sigue muy presente, sobre todo en sus familiares.

Su hijo Francisco Rivera ha recordado a su madre durante su sección en «Espejo Público», «Rivera y amigos» que, esta semana, tenía como invitado a Antonio Canales. El bailaor se sinceraba sobre su problema con las drogas a raíz de su separación matrimonial, un problema que el televisivo conoce a la perfección. Vivió en sus propias carnes el infierno que supusieron las drogas para su madre, que terminaron destruyéndola.

Mientras que Antonio Canales, que tuvo que ingresar en un centro de rehabilitación, superó sus problemas pese a que hubo momentos en los que no quería seguir viviendo, Carmina Ordóñez no lo consiguió. Para Francisco Rivera la gran diferencia entre ambos está en que su madre nunca se dejó ayudar.

«En el fondo no quería recuperarse. Estuvo ingresada muchos veces, como todos sabéis. Entraba en el hospital y cuando se recuperaba salía, pero recuperarse es un proceso muy largo. Seis meses, un año, dos años...», se ha sincerado el marido de Lourdes Montes. También ha confesado que los familiares lo pasan muy mal en esos casos: «Es un proceso doloroso, pero más doloroso es cuando salen y sabes que no están preparados para salir. Eso es demoledor».

El pasado mes de julio se cumplían 16 años del fallecimiento de Carmina Ordóñez a la que siguen teniendo muy presente. Es recurrente que el propio Francisco publique fotos de su madre a través de las redes sociales, al igual que de su padre, Paquirri.

Ver los comentarios