Vida

La confesión más dura de Elton John: estuvo «a 24 horas de morir» por un cáncer de próstata

La confesión más dura de Elton John: estuvo «a 24 horas de morir» por un cáncer de próstata

«Los doctores le dijeron a David Furnish (su marido) que si la gira por Sudamérica hubiera durado un día más, estaría fiambre»

El diario británico «Daily Mail» ha publicado esta semana la primera parte de las memorias de Elton John (72 años), que se emitirán periódicamente. En este episodio, el cantante revela que hace dos años sufrió un cáncer de próstata, con el que tuvo complicaciones a raíz de una infección que lo tuvo «a 24 horas de la muerte».

Una vez recuperado, padeció incontinencia urinaria y dolores por los que tuvo que ser operado otra vez, aunque en esta ocasión le dio tiempo a recuperarse para celebrar su 70º cumpleaños en Hollywood, rodeado de su familia y amigos -entre los que se encontraban algunos de los famosos más reconocidos en el mundo entero-.

A los pocos meses y durante su gira por Sudamérica, el artista tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital británico Rey Eduardo VII de Londres por unos fuertes temblores, «sintiéndome peor que nunca en mi vida», tal y como relata el propio protagonista. «Mi último recuerdo es que hiperventilaba mientras intentaban encontrar una vena para ponerme una inyección. Eran las dos y media de la tarde, estaba en una mesa de quirófano, con drenaje de líquido linfático del diafragma», dice en referencia a su traslado al hospital especializado The London Clinic. «Durante dos días estuve en cuidados intensivos. Cuando volví en mí, me dijeron que había contraído una grave infección en Sudamérica, y que me estaban tratando con enormes dosis intravenosas de antibióticos. Pero la fiebre volvió. Tomaron una muestra de la infección y resultó ser más grave de lo que al principio creían. Me hicieron resonancias magnéticas y Dios sabe qué más pruebas. Los doctores le dijeron a David Furnish -su marido-, que estuve a 24 horas de la muerte. Si la gira por Sudamérica hubiera durado un día más, estaría fiambre», confiesa.

Once días en el hospital y siete semanas de recuperación en casa. «Tuve muchísima suerte, aunque tengo que decir que no me sentía muy afortunado entonces. Permanecía despierto toda la noche, preguntándome si iba a morir. En el hospital, solo en el silencio de la noche, rezaba: 'Por favor, no dejes que me muera, por favor, deja que vea a mis hijos otra vez, por favor dame un poco más de tiempo», asegura.