Vida

La confesión más dura de Cayetano Martínez de Irujo sobre su hermana, Eugenia

La confesión más dura de Cayetano Martínez de Irujo sobre su hermana, Eugenia

El hijo de la desaparecida Duquesa de Alba vuelve a hablar sobre la mala relación con sus hermanos en su última aparición pública

Las memorias de Cayetano Martínez de Irujo, «De Cayetana a Cayetano», no han sentado nada bien en la familia Alba, más bien todo lo contrario. Solo ha servido para levantar nuevos muros entre los hermanos. Lo peor para el hijo de la Duquesa de Alba es que sus hermanos no le mandasen ningún tipo de mensaje o le fuesen a ver al hospital cuando tuvo que ser intervenido de urgencia recientemente.

Desde que viera la luz el polémico libro, la cosas no han vuelto a ser como antes entre los hermanos, que ya desde hacía tiempo han tenido sus más y sus menos. Pero en su última aparición pública, en Asturias, relacionada con la promoción de su proyecto más personal, ha desvelado por primera vez que la relación con su única hermana, Eugenia Martínez de Irujo, está completamente rota.

Todo comenzó hace algo más de un año, momento en que tenía previsto lanzar su libro pero que tuvo que retrasar por la operación. «Cuando me operaron de una obstrucción intestinal ni siquiera me mandó un mensaje ni vino a verme; los otros tampoco, pero de ella me duele especialmente, siempre ha sido la niña querida por todos», confiesa muy dolido. Entre ellos ya no existe relación pese al vínculo tan fuerte que han mantenido siempre. Él fue quien acompañó a Eugenia al altar el día de su boda con Francisco Rivera.

Y es que si bien las diferencias con su hermano mayor, Carlos, ya eran irreconciliables hace tiempo, es la primera vez que se muestra tan tajante con la exmujer del torero: «Cuando murió mi madre todo cambió para mí, esperaba más generosidad por parte de mi hermano Carlos, el actual duque de Alba; pero no se produjo y tuve que irme del palacio de Liria, que había sido mi casa durante cincuenta años».

Cada vez más alejado de sus hermanos -menos de Fernando, con quien aún mantiene relación-, ha querido dedicar, eso sí, unas bonitas palabras al que durante años fuera pareja de su madre, Alfonso Diez. Pese a su recelo inicial, tras la muerte de Cayetana de Alba este se ha mantenido en un discreto segundo plano y en ningún momento se ha aprovechado de la fama de la familia. Es una persona «excepcional», asegura.