Vida

La amiga de Cayetano Rivera se pronuncia a través de su abogada para defenderse del acoso mediático

La amiga de Cayetano Rivera se pronuncia a través de su abogada para defenderse del acoso mediático

En un comunicado emitido por los abogados Karelys Rodríguez, la joven tinerfeña que fue fotografiada junto al diestro, se exige que cesen los ataques contra su honor e intimidad.

Tal y como adelantó ABC el pasado sábado, Karelys Rodríguez (26 años), la amiga de Cayetano Rivera (42) a la que fotografiaron junto al torero en Londres, ha contratado los servicios del bufete de la abogada Cynthia Ruiz (conocida por lleva los asuntos legales de Isabel Pantoja y su familia, entre otras celebridades), en su intento de buscar amparo frente al acoso mediático al que se ha visto sometida incluso desde días antes de que la revista «Semana» publicara el controvertido reportaje realizado por el paparazzi Greg Brennan.

ABC también adelantó que este lunes se emitiría un comunicado para pedir respeto para Karelys y su familia, amparándose en su derecho al honor y la intimidad. La joven abogada de origen tinerfeño está hundida y superada por los acontecimientos y aunque defiende su amistad con Cayetano, entiende que no se la puede señalar sin pruebas de algo más que una relación de esa naturaleza.

A través de un escrito emitido en el programa «Espejo público», la representante legal de Karelys Rodríguez requiere que con respecto a las informaciones sobre su representada «se proceda al cese inmediato de las mismas recordándoles (a los informadores) que mi representada no tiene el carácter de personaje público o famoso, por lo que constituyen un intolerable ataque a su honor, intimidad personal y familiar e imagen, desde luego no amparado por la libertad de expresión ni el derecho de información».

Se insiste, además, en que dichas publicaciones en las que se habla de Karelys «solo suponen el inmiscuirse en vidas ajenas, escudriñando su vida privada y carentes del más mínimo interés general, que doña Karelys no tiene ninguna obligación jurídica de soportar». Y se advierte que esta polémica ha perjudicado a Karelys Rodríguez, tanto a nivel personal como profesional: «Este acoso mediático al que se ha visto sometida doña Karelys, supone un grave perjuicio tanto a su persona como a su familia, perjudicándola incluso a nivel laboral, al ser su profesión completamente ajena al mundo de la denominada prensa del corazón».

Por último, el comunicado anuncia que se buscará amparo frente al «intolerable ataque a su honor, a su intimidad personal y familiar e imagen», al tiempo que añade que las imágenes aparecidas en «Semana» al igual que las informaciones publicadas al hilo de este reportaje no están amparados «por la libertad de expresión ni el derecho a la información, en cuanto solo supone el inmiscuirse en vidas ajenas, escudriñando su vida privada y carentes por otra parte del más mínimo interés general».