Vida

Jean Paul Gaultier dice adiós por la puerta grande

Jean Paul Gaultier dice adiós por la puerta grande

El modisto francés se despidió de la indistria con un gran desfile en París que contó con las grandes figuras de la moda

El mundo de la moda ya no será el mismo tras la retirada del modisto francés Jean Paul Gaultier (67 años), el «enfant terrible». El creador, que fundó su propia firma en 1976, anunció su jubilación justo cuando celebra sus bodas de oro en la industria textil. Su adiós ha sido por la puerta grande, con un gran desfile que ha contado con la mejores modelos internacionales y ante la presencia de innumerables rostros conocidos.

El escenario escogido para esta despedida, que tuvo lugar este miércoles, fue el Teatro de Châtelet de París. Desde las butacas del teatro, la lista de figuras de la industria que acudieron para rendir homenaje al creador parecía no acabar: desde Anne Wintour, la respetada directora de Vogue USA, pasando por modelos y exmodelos como Carla Bruni, Inès de la Fressange, Laetitia Casta, Eva Herzigová, Andrés Velencoso o los diseñadores Isabel Marant, Clare Waight Keller y Nicolas Ghesquière.

También las actrices Dita Von Teese y la española Rossy de Palma, que desfilaron respectivamente con un traje lencero y con un tutú negro compuesto de abanicos.

«Para esta colección que marca mis 50 años en moda he querido ser fiel a los temas que siempre han sido mis obsesiones —los vaqueros, los corsés, los marineros, la androginia... Es la celebración de ayer, de hoy y, sobre todo, de mañana. Pienso que la moda tiene que cambiar. Hay demasiadas prendas, y demasiadas prendas que no sirven para nada. ¡No las tiréis, recicladlas! Una prenda bonita es una prenda que tiene vida», explica en un comunicado sobre su última colección.

En los cerca de 200 «looks» que desfilaron por la pasarela de París, Gaultier ha rescatado todas sus antiguas colecciones, las que marcaron un antes y un después, como las camisetas marineras y los corsés. «He tenido la suerte de poder hacer lo que me gustaba», dijo el diseñador a la prensa tras el espectáculo en el Teatro de Châtelet de París, que duró cerca de hora y media.

El desfile, que contó con 120 modelos, comenzó como un sepelio: todos en negro veían bajar por unas escaleras un ataúd llevado a hombros por varios modelos masculinos. Pero el sarcófago tenía dos pechos cónicos por delante y los modelos lo llevaban a ritmo de samba, en una coreografía ideada por la granadina Blanca Li. Finalmente, una modelo salió del ataúd con un vestido corto y blanco de falda abombada. El mensaje no podía ser más claro: esto no se acaba aquí.

Que diga adiós a su papel al cargo de su propia firma no significa que la marca termine. Es más, cuando anunció su retirada la pasada semana, también aseguró que habría Gaultier Paris para rato: «Gaultier Paris continuará, la alta costura continuará, tengo un nuevo concepto».