Vida

Jack Ma desaparece tras sus críticas al régimen chino

Jack Ma desaparece tras sus críticas al régimen chino

El fundador de Alibaba lleva sin ser visto en público dos meses, en los que Pekín le ha abierto una investigación por monopolio y suspendido una salida a Bolsa

Ni siquiera un personaje tan popular como Jack Ma, fundador del gigante del comercio electrónico Alibaba, se libra de las “desapariciones” que con frecuencia sacuden a China. Disparando todas las especulaciones, lleva sin vérsele en público desde que el 24 de octubre criticara el anquilosado sistema financiero del país y pidiera a sus reguladores más innovación en una conferencia en Shanghái, a la que asistió el vicepresidente Wang Qishan.

Poco después, el 3 de noviembre, estas mismas autoridades suspendieron la salida a Bolsa del Grupo Ant, brazo financiero de Alibaba, que iba a ser la mayor del año con una recaudación de 37.000 millones de dólares (30.250 millones de euros). Y, como regalo de Navidad, el 24 de diciembre abrieron una investigación a Alibaba por monopolio. Toda una ironía en un régimen donde el Partido Comunista, al que el propio Ma pertenece, ostenta un poder absoluto.

En estos más de dos meses, a Jack Ma se lo ha tragado la tierra, sus redes sociales han enmudecido e incluso ha faltado a un programa de televisión donde hacía de jurado. Debido a sus reveses empresariales, las acciones de Alibaba han caído hasta un 19 por ciento y la fortuna de Ma ha menguado 10.000 millones de dólares (8.170 millones de euros). Aunque sigue siendo uno de los hombres más ricos de China con 50.000 millones de dólares (40.800 millones de euros), a sus 56 años habrá descubierto que el dinero sí da la felicidad, pero no la libertad.

Nacido en la agradable ciudad de Hangzhou, al suroeste de Shanghái, Jack Ma se ha enriquecido al amparo del imparable crecimiento económico de China, pero no es el típico magnate al uso. De carácter inquieto, en su juventud rondaba a los extranjeros que visitaban su ciudad, famoso destino turístico gracias a su precioso Lago del Oeste, para aprender inglés. A pesar de todo ello, suspendió dos veces la Selectividad china antes de entrar en la Universidad Normal de Hangzhou, donde se licenció como profesor de Inglés.

Según su biografía oficial, su primer contacto con internet fue en 1995, cuando visitó a un amigo en Estados Unidos. En su ordenador tecleó “beer” (cerveza) y se sorprendió al no encontrar ningún enlace en mandarín. Intuyendo que el futuro estaba ahí, a su vuelta a China le pidió dinero prestado a su hermana y montó con 7.000 yuanes (unos 600 euros de esa época) un portal de páginas amarillas que no tuvo éxito, pero sentó las bases de Alibaba.

Tras pasar por el Ministerio de Comercio chino, donde conoció en una de sus visitas a Pekín al cofundador de Yahoo, Jerry Yang, Ma creó Alibaba en 1999. Aunque el mundo asistía atónito al pinchazo de la burbuja de las “puntocom” en Wall Street, él y sus otros 17 socios reunieron un capital de 60.000 dólares (52.000 euros), una fortuna en aquel entonces en China. Para inmortalizar el momento de la fundación, que tuvo lugar en su apartamento de Hangzhou, hasta grabaron un vídeo con sus “humildes” intenciones: durar al menos 102 años para perpetuarse en tres siglos. Desde entonces, Jack Ma ha sido un visionario al levantar una de las mayores empresas de ventas por internet, que cuenta con 100.000 empleados.

Vestido de rockero, chaqueta de cuero y gafas de sol incluidas, ante muchos de ellos cantaba en las multitudinarias fiestas anuales de Alibaba hasta que se retiró de la presidencia en 2019 para dedicarse a la filantropía. Eso no le impidió, sin embargo, proponer una jornada laboral de 12 horas seis días a la semana. Extrovertido, incluso bromea con que se parece a “ET”, pero su vida privada ya era discreta incluso antes de “desaparecer” por sus críticas al régimen.

Ver los comentarios