Vida

Indemnización millonaria al actor Geoffrey Rush por las acusaciones de acoso sexual

Indemnización millonaria al actor Geoffrey Rush por las acusaciones de acoso sexual

Un tribunal condena a Nationwide News por publicar unas piezas «irresponsables de periodismo sensacionalista de la peor clase»

Como «piezas insensatamente irresponsables de periodismo sensacionalista de la peor clase», calificó un juez el año pasado las publicaciones del Daily Telegraph de Sydney en las que acusaba al actor Geoffrey Rush de haber acosado sexualmente a una compañera de trabajo. La Justicia australiana ha ratificado aquellas palabras, confirmando que el grupo Nationwide News, propietario del periódico, tendrá que pagarle al actor una indemnización de 2,9 millones de dólares australianos, equivalente a 1,8 millones de euros, por haber incurrido en un delito de difamación.

Rush, famoso por sus papeles del capitán Barbossa en la saga «Piratas del Caribe» y del logopeda Lionel Logue en «El discurso del Rey», demandó al diario y al periodista Jonathan Moran por la publicación de dos textos en los que lo acusaban de mantener una «conducta inapropiada» con una actriz cuya identidad no fue hecha pública en los artículos pero que resultó ser Eryn-Jean Norvill, quien protagonizó con Rush la obra «King Lear» en la Compañía de Teatro de Sídney en el 2015. En abril del año pasado una corte federal australiana le dio la razón, calificando las acusaciones como «no creíbles» y obligó al pago de la millonaria indemnización, pero el poderoso grupo de noticias, que forma parte del imperio mediático de Rupert Murdoch, impugnó la decisión, que ayer fue desestimada por la corte.

Norvill, que fue testigo en el juicio, declaró que el actor le había tocado los pechos sin su consentimiento durante una actuación en directo y que además, durante un ensayo, hizo gestos lascivos sobre su cuerpo, pero el también ganador del Óscar a mejor actor por su interpretación en la película «Shine», no solo negó reiteradamente los hechos, sino que declaró haberse sumido en una profunda depresión debido a las acusaciones que lo ha mantenido desde entonces alejado de las cámaras, lo que ha tenido como consecuencia directa una considerable pérdida de ingresos, que sus abogados cifran en unos cinco millones de dólares australinos (3,1 millones de euros). Los abogados de Nationwide News consideran que el pago, el mayor otorgado a una sola persona en Australia durante un juicio, es «excesivo», pero los tres jueces de la corte federal dictaminaron que la suma elevada suma es «apropiada» debido a que las acusaciones contra Rush y el daño a su reputación son «extremadamente serias».

El caso, no obstante, está lejos de resolverse, ya que los acusados tienen derecho a presentar una apelación más, cuya resolución podría retrasarse varios meses más. Además, ha reabierto el debate sobre las duras leyes australianas sobre difamación, que muchos medios de comunicación del país califican como dañinas para la libertad de prensa.