Vida

Fiesta a galope en el hipódromo de la Zarzuela

Fiesta a galope en el hipódromo de la Zarzuela

Hasta el 8 de agosto Emina Rosé engalanará los jardines y palcos del recinto hípico madrileño con sus notas florales

La luna iluminó anoche las tradicionales carerras del hipódromo de la Zarzuela de Madrid. Uno de los eventos con más solera del verano capitalino. Una auténtica delicia disfrutar de la emocionantes competición en un ambiente inmejorable con música en directo, puestos de comida y mucho buen rollo. La única pega quizá sean los infinitos atascos que se forman para acceder al recinto. Pero nada que no solucione una buena copa de vino.

Hasta el 8 de agosto Emina Rosé engalanará los jardines y palcos del hipódromo con sus notas florales. Anoche en los palcos se dejaron ver muchos rostros conocidos como Imanol Arias y su novia Irene Meritxell.

Emina Rosé - ABC

El vino rosado ha sido durante los últimos meses el protagonista de una de las crecientes tendencias en la cultura vitivinícola. Bodegas Emina presentó este año Emina Rosé, su nueva línea de rosados, que se han convertido, por méritos propios, en el perfecto acompañante durante los calurosos días de verano.

El equipo de enólogos de la bodega ha trabajado para elaborar una gama de rosados diferentes, más originales, frescos y sutiles, acordes con la elegancia y personalidad de los rosados provenzales y que pudieran sorprender a los consumidores.

El presidente de la bodega, Carlos Moro, ha destacado la labor realizada por el equipo: «hemos querido dar respuesta a nuestros clientes apostando por este tipo de vinos rosados de elaboración delicada y que transmiten elegancia y frescura».

Emina Rosé procede de parcelas propias de la Denominación de Origen Cigales. Su origen diferencial se encuentra desde el propio viñedo, una parcela caliza en Quintanilla de Trigueros, conocida como el Terrón Blanco y que se encuentra a 855 metros de altitud, lo cual favorece la lenta maduración de la uva. Esto unido a una vendimia temprana, mantiene la frescura del vino y contribuye al característico color del mismo. Un delicado tono de rosa fresa suave con reflejos azulados, limpio y brillante. En nariz, muestra inequívocas frutas de hueso, como el melocotón, así como leves toques de zarzamora entre tonos minerales y de flor blanca.