Vida

Felicity Huffman pide perdón tras ser condenada a 14 días de cárcel

Felicity Huffman pide perdón tras ser condenada a 14 días de cárcel

La actriz se declaró culpable de pagar para que se manipularan las notas de acceso de su hija a una universidad

La actriz Felicity Huffman (56 años) –célebre por su papel de Lynette Scavo en la teleserie «Mujeres desesperadas»– ha sido condenada a dos semanas de cárcel por participar en el mayor escandalo de corrupción educativa de la historia de Estados Unidos. Huffman deberá ingresar el 25 de octubre en la prisión Dublín de mínima seguridad, en California, donde se verá obligada a vestir con el uniforme de la cárcel y a disponer de poca privacidad. Los 150.000 dólares que gastó para conseguir que su hija Sophia fuera admitida en una universidad de elite, se traducen en una sentencia de 14 días de cárcel, 250 horas de servicio comunitario, 30.000 dólares de multa y un año de seguimiento policial.

Huffman y su marido, el actor William H. Macy, exhibieron un gesto sombrío cuando llegaron al juzgado federal de Boston la tarde del pasado viernes, unos 30 minutos antes de su sentencia programada por la jueza de distrito Indira Talwani. Una vez que escuchó su sentencia, y llorando, la actriz leyó una carta: «No hay excusas que justifiquen mis acciones. Punto. Me gustaría disculparme de nuevo con mi hija, mi esposo, mi familia y la comunidad educativa por mis acciones».

Como Huffman, otros padres millonarios están acusados de estafar a las universidades pagando sobornos para que sus hijos entraran en ellas alterando los examines de admisión o editando fotografías pretendiendo que sus hijos eran estrellas del deporte en distintas disciplinas. Entre los implicados en la trama también figura la actriz Lori Loughlin (55), protagonista de la serie «Full House», con un papel más predominante dentro de este escandalo. «Lori es muy consciente de la sentencia de Felicity y está procesando lo que puede significar para ella. Su única salida es demostrar su inocencia», ha dicho su portavoz a la revista «People». Sin embargo, ambos casos son muy distintos, Loughlin pagó 500.000 dólares por inscribir en la Universidad del Sur de California a sus hijas Olivia Jade e Isabella Rose, gracias a su talento para el remo, cuando en realidad nunca lo habían practicado. Los fiscales la acusan de pagar al líder de esta mafia educativa, William Rick Singer, medio millón de dólares. Es la diferencia en los números lo que puede hacer que la sentencia de Laurie sea mucho más larga de ser hallada culpable. Loughlin ha rechazado su culpabilidad y ella y su marido se declaran inocentes. «De ser encontrados culpables ira a la cárcel, eso está claro. Si los fiscales le ofrecen llegar a un acuerdo, no creo que termine en prisión, es su única posibilidad. Lori es inteligente y lo entiende. Ahora mismo está enfadada y asustada, pero es fuerte y lo resolverá porque tiene que protegerse a ella y a su familia», ha explicado uno de sus amigos a «People».

Lori Loughin está pendiente de juicio por extorsión para favorecer a sus hijas - AFP

Pese a que Huffman ira a la cárcel, la sentencia provocó airadas reacciones en las redes sociales. donde delitos menores conllevan mayores penas de cárcel. «La actriz Felicity Huffman fue condenada a 14 días de prisión por pagar 15.000 dólares para aumentar los puntos de su hija en una estafa de admisión a la universidad. ¿Recuerdan cuando una mujer negra sin hogar llamada Tanya McDowell fue condenada 5 años por usar la dirección incorrecta para poner a su hijo en el jardín de infancia? ¿Por qué la diferencia?», escribió el reconocido juez Greg Mathis.