Vida

Estas fueron las compras solidarias de las Reinas

Estas fueron las compras solidarias de las Reinas

Doña Letizia acompañó ayer a Doña Sofía en su recorrido por el rastrillo benéfico Nuevo Futuro

El Rastrillo Nuevo Futuro vivió ayer una jornada muy especial al recibir la visita de la Reina Letizia, que hizo un hueco en su apretada agenda para poder acompañar a Doña Sofía, a este singular mercadillo. Un gesto que sin duda dará mucha más visibilidad al proyecto que realizan. Doña Letizia, que desde 2013, cuando aún era Princesa de Asturias, no había vuelto, y Doña Sofía fueron recibidas a su llegada por Pina Sánchez Errázuriz, presidenta nacional de la ONG, en ausencia de Doña Pilar que, por motivos personales, no pudo estar presente como hubiera sido su deseo.

Después del saludo protocolario, Doña Letizia, que lucía un otoñal vestido floral de Hugo Boss, y Doña Sofía, con una favorecedora chaqueta fucsia y pantalón negro, recorrieron los pasillos del pabellón de Cristal deteniéndose en algunos puestos para interesarse por el trabajo que realizan los voluntarios y hacer alguna que otra compra. En «Comala», Doña Letizia adquirió un vestido de corte imperio y en «El Revoltijo» compraron adornos y luces de Navidad. Doña Sofía, además, incorporó a su colección un broche en forma de mariposa, en marrón y verde.

Embajador de Perú

Los espacios de «Portugal», «Rusia» y «Perú» también formaron parte del itinerario. En este último, Claudio de la Puente y Ribeyro, embajador de Perú en España, les obsequió con dos retablos ayacuchanos, realizados en madera de cedro, que representaban unos belenes en miniatura. La esposa de Felipe VI se quedó impresionada con la gran variedad de semillas de quinoa que se cultivan en el país andino.

En «Los Famosos» coincidieron con Irene Villa y Nieves Herrero. Tras saludarles muy cariñosamente, Doña Sofía intercambió opiniones con Herrero sobre la poesía de Antonio Machado y se interesó por la vida familiar de Villa.

Una hora después de su llegada, Doña Letizia dio por concluida la visita para atender otro compromiso, esta vez en el Museo del Prado, donde inauguró en solitario una exposición sobre Francisco de Goya. Al despedirse mostró a los organizadores su «satisfacción por la enorme labor que realiza Nuevo Futuro» y sintió tenerse que ir tan pronto. «Me hubiera quedado más tiempo si no tuviera otro acto», manifestó.

Quien sí se quedó más tiempo fue Doña Sofía, que alargó su estancia en el mercadillo para ultimar sus compras navideñas en los puestos de los que es habitual. Acompañada de su sobrina Simoneta Gómez-Acebo, adquirió un par de pendientes de bronce bañados en oro para las Infantas Elena y Cristina; pasminas de diferentes colores; dos collares de perlas de río de los que colgaban las iniciales I y E y otro con una gran cruz de plata. Después, y antes de sentarse a tomar un refrigerio en «El Capricho», puesto que regenta Simoneta, la madre de Don Felipe volvió a dar muestras de su sencillez haciéndose fotos con cuantos se lo pedían y devolviendo con una sonrisa el cariño que el público le demostraba a cada paso que daba.