Vida

El silencio de Ana Soria ante una tentadora oferta de trabajo

El silencio de Ana Soria ante una tentadora oferta de trabajo

La novia de Enrique Ponce se ha convertido en un auténtico reclamo publicitario para las marcas por su creciente popularidad

Desde que saliera a la luz su relación con Enrique Ponce a principios del pasado verano Ana Soria se ha convertido en uno de los rostros más perseguidos por los paparazzi. La joven almeriense en un principio prefirió mantenerse en un discreto segundo plano, pero pronto dejó de esconderse e hizo públicas sus redes sociales, donde comparte momentos de lo más románticos con el torero y en las que protagonizó un ascenso meteórico de popularidad.

Tanto es así que Soria se ha convertido en un auténtico reclamo publicitario para las marcas cuyo habitual m«odus operandi» con las «influencers» consiste en realizar colaboraciones pagadas en ocasiones a precio de oro para ganar visibilidad en las redes sociales. Por ello no es de extrañar que una de las marcas más conocidas en el mundo de la tauromaquia, que además está muy vinculada a Ponce, le haya echado el ojo y le haya dejado caer una tentadora oferta que podría ser su primer trabajo en el mundillo.

Ver esta publicación en Instagram

🍂🍂 is coming

Una publicación compartida de Ana (@anasoria.7) el

Se trata de «El Capote», cuyos creadores, Rafael Dona Vega y Carolina López, en una entrevista para «esRadio», ya reconocieron hace unos días haberle propuesto a la joven ser imagen femenina de la marca. «Nos encantaría tenerla de imagen, sí se lo hemos dicho. Es muy guapa y tiene estilazo. Y además está con Enrique, que ha hecho de modelo para nosotros y es mi primo. No puedo quererlo más. Sí se lo hemos dicho, pero no nos ha dicho absolutamente nada todavía porque imagino que no es el momento», explica ahora Dona en declaraciones a Europa Press.

Eso sí, asegura que entiende que para la joven sea una decisión difícil y que no se haya pronunciado hasta ahora. Y es que es conocedor de la presión y persecución mediática a la que se ha visto sometida la pareja en los últimos meses. «A Ana le gusta nuestra ropa, nos consta. Le hemos enviado ya alguna prenda que otra porque con esa percha que tiene no se puede aguantar, pero de momento yo entiendo que ha declinado o no nos ha contestado y lo entendemos perfectamente. No ha habido ni no ni sí». En cualquier caso, desmiente que haya un contrato sobre la mesa, de momento se trata de una propuesta informal.

Sobre la relación de Ponce y Soria admite que, al igual que a todo el mundo le pilló por sorpresa, aunque no puede estar más feliz por su amigo: «Por supuesto que nos has sorprendido, pero ver feliz a mi primo... pero yo lo veo feliz, y si él es feliz yo soy feliz».

Ver los comentarios