Vida

El Príncipe Jorge, centro de un conflicto con Malta por un fósil de Attenborough

El Príncipe Jorge, centro de un conflicto con Malta por un fósil de Attenborough

El ministro maltés de Cultura reclamó la reliquia que el naturalista inglés regaló al hijo de los Duques de Cambridge la semana pasada

A finales de la década de los sesenta, el famoso naturalista y divulgador científico británico David Attenborough encontró un diente de megalodón -un tiburón prehistórico gigante- durante unas vacaciones familiares en Malta. Medio siglo después, la semana pasada, decidió regalárselo al pequeño Príncipe Jorge, de 7 años, durante una visita al Palacio de Kensington, sin saber que el cariñoso detalle iba a acabar casi en un conflicto diplomático.

Attenborough, de 94 años, visitó a los duques de Cambridge para ver con ellos su último documental, «A Life On Our Planet» («Una vida en nuestro planeta»), y aprovechó para obsequiarle al hijo mayor de Guillermo y Catalina el diente, que tiene unos 23 millones de años. La imagen del niño, encantado con el fósil del gigantesco animal en sus manos, se hizo pública y casi de inmediato el ministro de Cultura de Malta, José Herrera, manifestó que pondría todo en marcha para recuperarlo, y, según explicó, exhibirlo en un museo de la isla. «Hay algunos objetos que son importantes para el patrimonio natural de Malta y que terminaron en el extranjero y merecen ser recuperados», declaró al diario «Times of Malta», y agregó que «prestamos mucha atención» a los objetos históricos. «Sin embargo, no siempre sucede lo mismo con respecto a nuestra historia natural. Estoy decidido a promover un cambio», afirmó. Una ley maltesa del 2002, que define a los fósiles como «objetos de importancia geológica», prohíbe expresamente desenterrarlos, moverlos de sitio y sacarlos del país. Pero Attenborough encontró el diente más de tres décadas antes de que esta legislación fuera aprobada.

David Attenborough visitó la semana pasada a los Duques de Cambridge y sus hijos - AFP

Pocas horas después de las declaraciones del ministro, el Gobierno dio marcha atrás, después de ser duramente criticado por sus intenciones, aunque también muchos malteses apoyaron su iniciativa. Matthew Caruana Galizia, hijo de la periodista Daphne Caruana Galizia, asesinada en Malta hace tres años por investigar la corrupción en la isla, escribió en Twitter que Herrera debería hacer campaña para combatir la corrupción en lugar de «tratar de quitarle un regalo a un niño». «Un diente de megalodón cuesta 40 dólares en eBay. La corrupción nos ha costado miles de millones de euros», exigió.

Desisten de la causa

«Los comentarios iniciales del ministro se basaron en la legislación nacional al respecto, en particular la Ley del Patrimonio Cultural de 2002, que reemplazó a la legislación anterior, la Ley de protección de antigüedades de 1910 y la Ley de protección de antigüedades de 1925. El ministro desea señalar que no es su intención seguir adelante con este asunto», anunció ayer un portavoz, que añadió: «El ministro Herrera no tiene ninguna duda de que el joven príncipe se convertirá en un gran admirador de la rica historia natural de Malta», que fue colonia británica hasta 1964.

La petición de Malta no es, sin embargo, descabellada. Reino Unido tiene en sus museos, galerías y colecciones privadas objetos valiosos de todas partes del mundo, y muchos países llevan décadas reclamando su devolución. El más famoso es quizá el diamante Koh-i-noor, valorado en más de cien millones de libras y posiblemente extraído en la mina india de Kollur. Fue cedido a la Reina Victoria en 1850, después de la anexión británica del Punjab.

Ver los comentarios